“Tres desconocidos idénticos”: la increíble historia de los trillizos a los que separaron al nacer para utilizarlos en un experimento científico

Robert, David y Eddy nacieron en los suburbios de Nueva York en julio de 1961.

Fueron separados al nacer y entregados en adopción a tres familias distintas.

Los trillizos crecieron sin saber que tenían hermanos idénticos, hasta que casualmente un día, se enteraron de la verdad.

A los 19 años, Robert Shafran fue a su primer día de clases en la universidad, cuando se dio cuenta que lo confundían con otro estudiante llamado Eddy Galland.

Decidió contactarlo para saber qué estaba pasando y descubrió el secreto.

“Sus ojos eran mis ojos y mis ojos eran los suyos. Era verdad”.

La última pieza del rompecabezas apareció cuando David Kellman vio la fotografía de los dos estudiantes en un periódico y descubrió que él también era idéntico a ellos.

Esa es parte de la historia retratada en el documental Three Identical Strangers (Tres desconocidos idénticos), de Tim Wardle, actualmente en cartelera en Estados Unidos.

Un experimento secreto

Todo parecía ir bien, hasta que salió a la luz pública que la separación de los mellizos no fue casual. Muy por el contrario, los niños formaron parte de un oscuro experimento social tramado secretamente.

La ahora extinta agencia de adopciones Louise Wise, asignó una familia distinta a cada recién nacido, para que formaran parte de un estudio desarrollado por el Child Development Center, organismo que más tarde se fusionó con la organización Jewish Board.

La investigación era un proyecto del psicoanalista de origen austriaco, Peter Neubauer, quien en esos años estaba a cargo del Child Development Center.

Su plan era investigar de qué manera influye la genética y la crianza en el desarrollo de las personas cuando crecen en ambientes socioeconómicos distintos.