¿Tienes la mitad de un limón en la nevera? No lo desperdicies; ¡mira todo lo que puedes hacer!

Solo tienes que mezclar unos 60 ml de zumo de limón con 250 ml de agua caliente, añadir un chorro pequeño de jabón líquido y remojar las uñas durante cinco minutos. Cuando hayas terminado, lávalas e hidrata las manos con una crema fortalecedora de uñas. Podrás percatarte de que el zumo de limón disuelve las partículas que componen las manchas de las uñas, que luego son arrastradas por el agua con jabón.

Algunas personas aplican otro truco: introducen los dedos directamente dentro del limón sobrante y los dejan durante unos minutos antes de enjuagar.

4.- Refresca la casa

El olor a limón refrescará tu cocina y la casa, sin necesidad de utilizar velas o aromas artificiales. Solo tendrás que cortar en trozos el limón sobrante y ponerlo dentro de una cacerola de agua hirviendo.

También puedes utilizarlo para refrescar las zonas de la casa que suelen tener mal olor, como el lugar donde dejas la basura. Será suficiente con extraer un poco de la pulpa del limón y añadir sal al resto de la corteza. El resultado no es muy bonito, pero si lo escondes bien tendrás a mano una estrategia muy eficaz para hacer desaparecer los malos olores.

Sin embargo, debes tener presente que este truco no vale para enmascarar los olores del arenero del gato. A los gatos no les suelen gustar los cítricos y lo último que desearías es que tu mascota hiciera sus necesidades fuera del arenero.

5.- Mejora el aspecto del cabello graso

Prácticamente todas las adolescentes se han echado zumo de limón en el cabello y se han sentado al sol esperando a que blanquee, aunque no podemos asegurarte que este sea un buen remedio para el cabello o que sea un agente blanqueador eficaz. Sin embargo, podemos confirmarte que el zumo de limón es un buen aliado para el cuidado del cabello, sobre todo para combatir la grasa y eliminar definitivamente todos esos productos que dejan el cabello débil y sin brillo.

El limón es ácido, así que no se debe usar con frecuencia, pero si tienes un cabello graso y opaco, el zumo de limón puede darle más brillo y reducir la untuosidad. También deja el cabello con un aroma refrescante sin necesidad de usar productos artificiales. La naturaleza ácida del zumo de limón elimina la acumulación de los productos químicos para el cuidado del cabello y lo despoja de la grasa, a la vez que elimina las incrustaciones de cal que provienen del agua, haciendo que tu cabello sea más sedoso.

Quienes tengan el cabello graso pueden mezclar zumo de limón con agua tibia y remojarlo durante unos minutos antes de enjuagar. Eso sí, debes evitar el uso excesivo ya que la acidez podría resecarlo.

En cambio, si tienes el cabello seco y quieres probar este truco, entonces mezcla el zumo de limón con una o dos cucharadas de aceite de oliva, y déjalo actuar durante más tiempo antes de enjuagar completamente.

6.- Un último truco

Por último, otra opción para utilizar ese medio limón que te ha sobrado es congelarlo. Si lo cortas en pequeñas porciones, listo para añadir a la bebida, puedes guardarlo en el congelador. Así, cuando lleguen los días soleados, tendrás cubitos de limón fresco para las bebidas.

Ya sabes: no tires los cítricos, siempre hay una manera de utilizarlos o de guardarlos para tu próxima bebida.

Con información de: yahoo.es

Lorena Rivero

Líder y comelona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *