Tener un flechazo teniendo una relación seria: ¿es normal?

¿Te ha pasado alguna vez? Estás en una relación seria y satisfactoria, en la que estás a gusto con tu pareja, pero de repente un día tienes un flechazo en la cola del supermercado o mientras te tomas un café en el bar de la esquina. Todos hemos tenido esa sensación de amor a primera vista alguna vez, ¿no? Pero, ¿cuál es el límite? ¿Es normal cuando tenemos una relación con otra persona?

Tener un flechazo teniendo una relación seria: ¿es normal?

¿Dónde esta el límite?

Tener un flechazo puede tener un significado muy amplio. Puede ser esa sensación de atracción hacia una persona que acabas de conocer mientras esperas el autobús, o esa sensación más profunda que te despierta un nuevo sentimiento hacia alguien que considerabas tu “amigo”. Y de ello depende mucho si tiene o no importancia.

El primer caso, enamorarte a primera vista de un desconocido es un hecho totalmente inofensivo. A todos nos pasa alguna vez que nos atrae la belleza, la sonrisa o la mirada de alguien que no habíamos visto antes. Incluso si hay un coqueteo o un intercambio de miradas es algo sin importancia alguna.

Sin embargo, si se trata del segundo caso, y empiezas a notar ciertos sentimientos hacia un compañero de trabajo o alguien a quien conoces y ves prácticamente todos los días, la cosa cambia. Un coqueteo no tiene por qué suponer un problema, pero si vas más allá, te causa angustia no sientes que sea algo fugaz, quizás deberías replantearte tu relación. ¿De verdad es tan feliz como pensabas?

¿Es alguien de quién ya te has enamorado?

Si se trata de alguien de alguien de quien has estado enamorado durante mucho tiempo, pero nunca ha pasado nada y sabes que no pasará, no tienes por qué preocuparte. Puede ser lo que conocemos como “amor platónico”.

Sin embargo, si es un ex o alguien con quien en alguna ocasión has tenido alguna historia, y notas que no puedes quitártelo de la cabeza y te imaginas estando con él o ella, deberías pensar por qué te ocurre esto.

¿Buscas tiempo para estar a su lado?

Y quizás el punto más importante, es que trates de pasar más tiempo con esa persona con la que has tenido un flechazo. Una cosa es que pienses: “Dios, ¿se puede ser más guapo?” cuando te lo encuentres por la calle y le sonrías, y otra muy diferente que trates de hacerte su amiga o quedar con él.