Se realizó un microblading y lo que pasó después fue espantoso

En la actualidad, existen varios procedimientos estéticos para tener nuestras cejas perfectas, pero hay que estar seguras de que la técnica que elijamos es realizada por profesionales, de lo contrario nos podría suceder lo que a Amanda Coats.

La mujer originaria de Melbourne, Australia, decidió hacerse un microblading con el fin de mejorar el aspecto de sus cejas, sin saber que allí comenzaría el inicio de una pesadilla.

Durante el procedimiento, Amanda percibió que la encargada de hacer el procedimiento estaba apresurada e intentaba atender a otras personas al mismo tiempo.

“Ella salía y entraba de la sala todo el tiempo, atendiendo a otros clientes y también haciendo otro tatuaje de ceja al mismo tiempo”, contó Amanda a The Daily Mail.

Al finalizar el proceso, Amanda notó que la piel de la zona de sus cejas estaba muy roja, hinchada y le dolía mucho.