¿Qué tipo de ejercicio te conviene más según tu edad?

La actividad física es importante para el cuerpo. Nos pone alerta y nos hace sentir en forma. Ejercitar puede ayudarnos de distintas formas dependiendo de la edad que tengamos y cómo llevemos nuestro estilo de vida. No es igual hacer ejercicio a los tres años como a los 45 ¿Quieres saber los beneficios que trae dependiendo de tu edad? La profesora de fisioterapia Julie Broderick, del centro universitario Trinity College de Dublín, tiene un artículo en The Conversation, donde señala los tipos de deportes adecuados según el momento de nuestra vida.

¿Qué tipo de ejercicio te conviene más según tu edad?

Infancia

Hacer ejercicio ayuda a la formación de unos músculos fuertes y que mantengan el peso adecuado. Mentalmente, estimula la confianza en ellos mismos y los patrones de sueños regulares. Lo mejor, a esta edad, es que prueben actividades al aire libre, como correr. Además de intentar con la natación.

En la adolescencia

A esta edad las chicas suelen perder interés en el deporte, destaca Broderick.

Pero esto ayuda a controlar el estrés y la ansiedad. Si es posible, se recomienda que se unan a algún equipo. Así también los ayudará a aumentar su círculo social, como el atletismo.

A los 20

Esta es la edad óptima para alcanzar nuestro nivel físico, por cuestiones como los tiempos de reacción y recuperación. Puedes probar distintos tipos, como el rugby, remo o pesas en el gimnasio.

A los 30

Trata de mantener la fuerza y la salud cardiovascular, aunque sea un reto. Los expertos recomiendan entrenamientos cortos y de alta intensidad como sprints, bicicleta o trotar.

A los 40

A esta edad se comienza a ganar peso. Y, según los expertos, para controlar el peso hay que hacer entrenamientos de resistencia porque revierten la pérdida de masa muscular, entre un 3 a un 8% cada década de vida. Además de que correr ayuda con el sistema cardiovascular.

A los 50

El declive físico se acentúa, aparecen dolores, molestias y se manifiesta enfermedades crónicas como la diábetes. El consejo es caminar, trotar y hacer ejercicios cardiovasculares.

A los 60

Existen riesgos de padecer enfermedades crónicas. Lo más aconsejable son los bailes de salón y ejercicios ligeros de fuerza y flexibilidad.

A los 70 y más allá

Por la fragilidad hay que reducir lo menor posible la actividad física, es importante caminar, pero debe consultarse con un médico.

BBC