¿Puedo amar a alguien y serle infiel?

Una infidelidad siempre será dolorosa. Para la víctima el hecho de que su pareja hayatraicionado su confianza no será algo fácil de superar. Cuando se confiesa que se fue infiel surge la pregunta si continuar o no con la relación. En ocasiones se decide seguir en ella ya que el amor hacia la otra persona es más grande.

Quienes han sido victimas de una infidelidad, se llenan de dudas, ya que siempre se querrá saber la razón de la traición o si el amor de su pareja es verdadero. Por lo general se piensa que aunque el cariño por la pareja sea mucho, la tentación muchas veces gana y se le traiciona a pesar de que se le ama.

Ahora bien, varias investigaciones han querido descubrir las razones que tienen las personas para buscar una relación alterna. Según Robert Weiss, terapeuta especializado en la temática de las relaciones de pareja indica que hay 13 motivos por los cuales un hombre engaña a su pareja.

La inmadurez; los problemas recurrentes; inseguridad en su propia personas; acabar con la relación pero quiere que sea su pareja la que tome la decisión basada en sus actos; quiere acabar con la relación pero no lo hará hasta que tenga a alguien más en su vida; siente que no hay apoyo por parte de su pareja; se encuentra confundido entre el enamoramiento y la atracción real; un abuso infantil no superado; el egoísmo; como un acto impulsivo; expectativas poco realistas y por venganza.

Como puedes darte cuenta los motivos por los que una persona decide tener una relación alterna son muchos y en la mayoría la falta de amor a su pareja tiene la ventaja. Los problemas psicológicos y emocionales no superados también suelen ser una justificación.

Ahora bien te preguntarás si es verdad cuando los infieles dicen amar a su pareja pero aún así la traicionan. De acuerdo al sitio La Vanguardia, la experta Helen Fisher antropóloga que ha dedicado parte de su carrera en analizar el cerebro humano y la manera en cómo se desarrollan las relaciones afectivas, menciona en un articulo publicado en el año 2002 que todo está en el cerebro.

Hay tres sistemas cerebrales implicados en la elección de una pareja: lujuria, atracción romántica y apego.

Para la experta en el caso de la lujuria, ésta actúa como mecanismo que lleva al ser humano a la búsqueda de la reproducción en el caso de la atracción romántica esta conlleva a la búsqueda y selección de pareja y por última el apego que fomenta la cooperación entre las partes. Como resultado de todas estas fuerza emocionales, aparece el matrimonio, la infidelidad y el divorcio.