Por qué las migrañas siguen siendo un misterio de la ciencia

Las migrañas se relacionan siempre con un “simple dolor de cabeza”,pero van más allá. Mientras que los dolores de cabeza “normales” generamente pueden mantenerse a raya con un paracetamol o dos, una migraña es más agresiva, a veces tanto como para debilitar seriamente las capacidades físicas y mentales de quien la padece, así como afectar a su vida cotidiana. Lo más misterioso es que no tiene una causa conocida ni un tratamiento fijo pero siempre se le atribuyen razones relativas a las hormonas o una actividad cerebral anómala.

El trastorno afecta considerablemente a las mujeres, una de cada 5, a diferencia de los hombres, que solo la sufren uno de cada 15. Esto también carece de una explicación definitiva, aunque un estudio de la Universidad de Arizona realizado en ratas macho y hembra sugiere que puede deberse a la relación entre niveles más altos de estrógeno y niveles más bajos del intercambiador de protones sodio NHE1. Sin embargo, esta gran incógnita médica también viene aumentada por el hecho de que las migrañas son una de las dolencias a las que se destina menos financiación.

La mayoría de los estudios en animales se han hecho sobre ejemplares varones, a pesar de que sea más preponderante en el sexo femenino

“En base a nuestros descubrimientos, podemos afirmar que las mujeres son más susceptibles de padecer migrañas porque las fluctuaciones de la hormona sexual de mayor magnitud conducen a cambios en la expresión del NHE1″, asegura Emily Galloway, una de las autoras del estudio, a la ‘BBC’. A pesar de los enormes costes económicos que supone para la población a la hora de adquirir medicinas, los científicos siguen recibiendo la menor financiación pública para investigar esta dolencia que cualquier enfermedad neurológica en Europa.