¿Le das Coca-Cola a tu bebé? Entérate acá por qué no deberías…

Sin duda, la Coca-Cola es el refresco más consumido en el país. Según estadísticas, cada mexicano consume al año un total de 775 envases de 600 ml.

Todos sabemos que la Coca-Cola se ha posicionado como una de las bebidas favoritas de todas las familias mexicanas y por eso, todas las organizaciones de salud y dependencias de gobierno están esforzándose por educar a la población sobre los riesgos de consumir demasiada Coca-Cola; sin embargo, no importa que tanto se eduque a la ciudadanía, cada día se toma más y más Coca-Cola. Parece que a nadie le importan las consecuencias.

Afortunadamente, distintas asociaciones de médicos mexicanos están invitando a todas las madres de familia a enseñar a sus hijos a dejar de tomar este refresco, pues gracias al consumo desmedido los índices de obesidad en el país están por los cielos, y eso solo puede significar una cosa: muchísimos ciudadanos diabéticos en los próximos años.

coca-cola-y-sus-efectos-secundarios

 

Es sumamente importante que los padres estén enterados sobre los efectos de esta bebida gaseosa, pues solo así entenderán las razones por qué sus hijos deberían dejar de consumirla. A continuación, te mencionaremos los cambios más importantes que experimenta tu cuerpo al beber Coca-Cola:

1.- Después de 10 minutos de haber tomado:

Le metes a tu cuerpo más de 11 cucharadas de azúcar en un tiempo muy corto. El cuerpo se queda en un pequeño “shock” por la cantidad de azúcar que debe procesar.

2.- Después de 20 minutos de haber tomado:

El cuerpo libera una cantidad gigantesca de insulina, el hígado trabaja a un 400% con más intensidad que en estado normal, todo para convertir esa azúcar en grasa.

3.- A los 40 minutos de haber bebido:

El cuerpo ha absorbido en su total la cafeína. El cerebro siente una sensación agradable, se dilatan las pupilas, aumenta la presión arterial y se bloquean los receptores naturales del sueño en el cerebro.

Mariflor Rivero

Líder y comelona.