Esta es la cantidad exacta que debes tomar de agua para adelgazar

Mucho se dice que 2 litros de agua son los adecuados para tener metabolismo más acelerado y por consiguiente, perder peso más rápidamente. Sin embargo, esa idea ha sido desmentida por muchos expertos en nutrición.

A la hora de querer adelgazar, son muchos factores los que están implícitos y entre ellos, evidentemente, está la ingesta de líquido. Por supuesto que aquí hablamos de agua pura, ya que las bebidas azucaradas están totalmente fuera de contexto cuando se quiere tener una vida más saludable.

¿QUÉ CANTIDADES DE AGUA TOMAR PARA ADELGAZAR?

Expertos en nutrición han dado a conocer que las ingestas de líquido varían dependiendo la persona. Es decir, si eres una persona que lleva una vida sedentaria no necesitarás la misma cantidad de líquido que un deportista, por ejemplo.

Si no haces ejercicio, deberías tomar al menos 500 a 750 ml. de agua natural para aumentar el metabolismo hasta en un 30%. El extra (de 20 a 30%) lo consumirás a través de sopas y alimentos ricos en agua como frutas y vegetales.

Los famosos 2 litros de agua al día, incluyen todos los líquidos que tomamos durante el día y se recomienda esta cantidad para tener un excelente funcionamiento a nivel fisiológico,. También se sabe que beber esa cantidad de agua, puede aumentar tu gasto calórico hasta en 100 calorías.

Algo que debes tener en cuenta es que no hay necesidad de sentir sed para tomar agua. Cuando sientes sed quiere decir que tienes un nivel de 1% de deshidratación, y si bien no es algo alarmante, es señal de que tu cuerpo ya no está en un nivel óptimo para funcionar.

Si eres deportista o haces ejercicio más de 2 veces por semana, debes tener especial cuidado en tu hidratación para tener un mayor rendimiento durante tus entrenamientos. Esto debido a que la pérdida de agua durante tus horas de ejercicio aumenta como consecuencia del incremento en la temperatura corporal.

Si no tomas el agua suficiente, tu cuerpo reducirá tu rendimiento físico y cuando es muy extremo, presentar el llamado ‘golpe de calor’ el cual tiene aparición cuando bajan tus niveles de potasio, hierro y magnesio. Estas carencias producirán en tu cuerpo:

  • Debilidad y rigidez muscular
  • Letargo
  • Somnolencia
  • Espasmos musculares
  • Calambres