¡Entérate! Las hijas de madres estrictas terminan siendo…

Nunca dejamos de ser unas niñas para nuestras madres, aunque pasen los años si ellas creen que estamos mal abrigadas o vestidas nos lo van a hacer saber, por ello pensar en nuestra infancia a lado de una madre estricta y sobre protectora te provoca emociones encontradas.

Esas reglas que te ponía y a ti no te quedaba de otra más que acatar, sí como tener que avisarle donde estabas siempre, poder ver la televisión después de que terminaras la tarea, comer tu postre favorito al comerte ese plato de verduras de las cuales no eras fan, que para conseguir salir de fiesta con tus amigas un fin de semana tenías que ganártelo con tu buen comportamiento y alguna labor doméstica o si dejabas desordenada tu recámara tendrías un castigo.

Si te identificas con alguna de estas anécdotas déjame felicitarte por ser la creación más hermosa de una madre “mano dura”. Seguramente ahora eres una exitosa mujer que entiende la lucha constante de su mamá porque hicieras las cosas correctas aunque en el momento no estuvieras de acuerdo con ella.

Mariflor Rivero

Líder y comelona.