El remedio para aliviar rápidamente tus dolores lumbares

Que te duela la espalda es uno de los problemas más comunes en España. Es el segundo motivo más frecuente de consulta médica y una de las principales causas de baja laboral. Además, es tan corriente que aproximadamente el 80% de la población mundial padecerá lumbalgias en algún momento de su vida, según un estudio de la Sociedad Española de Reumatología.

Si bien el origen puede estimarse en enfermedades degenerativas o traumatismos, el porcentaje más alto de casos provienen de malas posturas o hábitos incorrectos adquiridos. Sin llegar a ser una dolencia grave, las molestias continuas repercuten en el desempeño de las rutinas cotidianas más sencillas. ¿Quieres remediarlo? Masajear el diafragma puede ser la clave.

Esta técnica podría ayudar a aliviar el dolor crónico, según un nuevo estudio. Los investigadores descubrieron que los pacientes informaron de “una reducción significativa” de las molestias en esa zona tras un programa de tratamiento que consistía en esta práctica en comparación con un grupo que realizó otro programa diferente.

El diafragma es un músculo ancho situado entre las cavidades pectoral y abdominal, tiene un importante papel en la respiración de los mamíferos y está conectado a las vértebras torácicas y lumbares de la columna vertebral. Si está sano nos ayuda a respirar al controlar los músculos del tórax para expandir y contraer, aspirando y exhalando el aire.

Los resultados sugieren que un masaje específicamente dirigido a este músculo es más beneficioso

Cuando está tenso se contrae y se vuelve menos móvil, por lo que el cuerpo lo compensa utilizando los tendones de la columna para controlar los músculos del tórax. Como resultado, la espalda se vuelve menos capaz de moverse libremente y esto aumenta las posibilidades de desarrollar dolor.

Estudio español

Los científicos de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Valencia reclutaron a 66 participantes de entre 18 y 60 años que habían estado sufriendo este tipo de afección inespecífica crónica durante al menos tres meses. Se pidió a los integrantes que describieran sus dolores, discapacidades, miedos, niveles de ansiedad y depresión o intensidad.