Dejó de ser una niña pobre que dejó la escuela y se convirtió en la mujer más RICA del mundo. Mira por qué

Zhou Qunfei, quien por segundo año consecutivo es la mujer más rica del mundo, hizo su fortuna de la nada.

Esta emprendedora fundó y desde entonces dirige Lens Technology, una compañía con sede en Changsha, que fabrica y les abastece a marcas como Apple y Samsung de cubiertas de vidrio para teléfonos inteligentes y otros dispositivos móviles.

Hace muy poco tiempo, la revista Forbes valoraba la fortuna de Qunfei, de 47 años, por encima de los 9.000 millones de dólares; pero su historia no empezó en una cuna de oro ni sus finanzas fueron heredadas de un padre benefactor y poderoso.

Según sus biógrafos, Zhou creció en una granja, perdió a su madre a los cinco años, su padre quedó parcialmente ciego y perdió un dedo en un accidente laboral, lo que la obligó a abandonar la escuela secundaria a los 16 años para comenzar a trabajar en una fábrica de vidrios para relojes donde ganaba menos de un dólar al día.

Trabajaba desde las 8 de la mañana en ocasiones hasta las 2 de la madrugada. Logró reunir un poco de dinero.

Justo cuando llegaba a la mayoría de edad, tenía lugar en China el esplendor de la liberalización de los mercados. De ahí que, en 1993, con 22 años y apenas unos pocos miles de dólares como inversión, haya fundado su propia compañía para la producción de los mismos vidrios de reloj, junto a algunos familiares.

Su entrada en el mercado coincidió, además, con la expansión de una política en el partido Comunista Chino que estimulaba la igualdad de género, una actitud que, según le contó al diario The New York Times el profesor del MIT y experto en la clase empresarial china, Huang Yasheng, “[permitió] que las mujeres florecieran cuando el capitalismo empezó a consolidarse”.

En 2015, cuando eclosionó el nombre y la figura de Zhou Qunfei, Rupert Hoogewerf, editor de la página web Hurun, dedicada al seguimiento de la riqueza en China, le dijo a la Australian Financial Review (AFR) que se trataba de “alguien que nadie en el mundo conocía un año atrás”, la protagonista de “una historia fenomenal”.

“Durante un período de rápido crecimiento económico en China, había muchas oportunidades para los empresarios, incluidas las mujeres -declaró ella misma a la AFR; eso me ayudó a desarrollar mi negocio”.

Lorena Rivero

Líder y comelona.