¿Cuál es el trabajo más agotador y pesado de todos? La ciencia afirma que es ser mamá

Si eres mamá no me dejarás mentir que cuando los hijos duermen es cuando tenemos tiempo libre para nosotras, pero casi siempre estamos tan cansadas que también preferimos dormir, y bastan unos segundos para caer como tronco en la cama después de un día agotador.

Algunas personas creen que exageramos, pues como no “trabajamos”, no habría por qué estar cansadas, pero un estudio reciente por fin nos da la razón al señalar que, efectivamente, cuidar a los hijos es más agotador que cualquier trabajo fuera de casa.

La investigación, realizada por el Centro de Investigaciones Pew, con sede en Estados Unidos, encontró que atender a los hijos de tiempo completo es una de las actividades más agotadoras; después siguen las tareas domésticas y, en tercer lugar, las relacionadas con un trabajo que sí es remunerado.

Otro estudio, realizado en la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, también indicó que cuidar a los hijos cansa más que trabajar. En esta investigación participaron 2 mil padres, y 1 de cada 10 afirmó que cuidar a los hijos compromete la salud emocional y física.

Aunque las mamás no necesitamos que la ciencia demuestre que nuestro trabajo, al igual que otros, es valioso y también cansa, encontré otros motivos para explicar la razón de nuestra fatiga.