¿Cómo controlar un berriche? 7 consejos para lidiar con ellos

Los berrinches son parte de la infancia de todo bebé. Pueden ser muy desagradables o pueden hacerte pasar por un momento incómodo si éstos se dan en la calle.

Muchas madres no saben qué hacer o cómo reaccionar para calmar a sus hijos ante los llamados “berrinches”; mucho de éstos son causa de querer obtener lo que desean.

Lo cierto es que este tipo de conductas empiezan a partir del año y pueden empeorar. Así que en esta oportunidad te daremos algunos consejos para que manejes este tipo de situación.

  1. No le des tanta importancia en ese momento

En el momento del berrinche tu hijo no está pensando en lo que hace y sólo quiere llamar tu atención para así lograr lo que te está pidiendo, así que lo mejor es que dejes que se calme solo, que deje de llorar y/o gritar y luego habla con él.

  1. Crea una distracción

Lo que puedes hacer es crear una distracción, si estás en la calle y empieza a hacer un berrinche, lleva siempre en tu bolso algún juguete o golosina que pueda distraerlo y hacerle olvidar de su berrinche.

  1. Aprende a identificar el problema

Habla con tu hijo sobre qué es lo que le molesta, pregúntale qué es lo que quiere, cosas así, a pesar de ser pequeño, de tener un año o dos, él sabe lo que quiere y te lo hará saber si se lo preguntas.

  1. Explícale las cosas

Explícale y hazle entender que sólo le harás caso y escucharás si te pide y dices las cosas sin llorar. Tiene que aprender a diferenciar las cosas poco a poco y a entender que no siempre va a conseguir lo que quiere llorando y mucho menos tú le vas  a poder comprar todo lo que quiere.

  1. No trates de ponerte igual que él

No puedes tratar de seguirle el juego, porque si no los dos parecerán los niños.

  1. Sin violencia

Lo peor que puedes hacer es golpear a tu hijo, gritarle o causarle algún daño físico y/o psicológico. No vas a lograr nada con eso, sólo que te odie, te tenga cólera y miedo. ¡Así que no hagas esto por nada del mundo!

  1. Negocia

Una forma de calmar las cosas es negociando; sin embargo, no debes acostumbrar a tu hijo a que te haga caso sólo porque obtendrá algo o porque le quitarás algo, simplemente puedes darle un premio si hace las cosas bien de vez en cuando.