Cómo son los “ambivertidos”, las personas que combinan 2 dimensiones opuestas de personalidad

Como decía el psiquiatra suizo Carl Jung, “nadie es puramente extrovertido ni puramente introvertido, o estaría encerrado en algún manicomio”.

Todos caemos en algún punto del espectro introversión-extroversión, más cerca o lejos de un extremo o del otro.

Pero hay gente que tiende a ubicarse en una zona intermedia de la escala, según explican los psicólogos, y pueden tener características de ambos lados de este rango.

Se trata de los llamados “ambivertidos” (ambiverts) y “tienen lo mejor de dos mundos”, dice la popular página web sobre introversión Quiet Revolution (Revolución Silenciosa), ya que “son capaces de aprovechar las fortalezas de los introvertidos y extrovertidos según sea necesario”.

“Los ambivertidos son individuos fascinantes que pueden ser excelentes conversadores y excelentes oyentes al mismo tiempo”, dice la comunidad web Introvert, Dear, creada por Jennifer Granneman, autora del libro “La vida secreta de los introvertidos”.

Pero ¿realmente tiene la “ambiversión” una explicación científica o es solo una forma popular de referirse a una persona promedio?

¿Qué prefieres?

Para entender mejor qué significa, habría que saber qué son la introversión y la extroversión.

Los introvertidos “obtienen energía de su mundo interior”, según la conocida clasificación Myers-Briggs, basada en las enseñanzas del psiquiatra suizo Carl Jung, y suelen preferir estar solos, o hacer cosas que impliquen estar solos, como leer o pintar, por ejemplo.

Pero esto no quiere decir que sean “asociales”. Les gusta socializar y lo hacen, solo que de manera diferente a los extrovertidos.

Estos últimos suelen obtener energía de las interacciones sociales.

Los psicólogos contemporáneos excluyen la idea de “energía”, aclara John Mayer, profesor de Psicología de la Universidad de Nueva Hampshire, Estados Unidos, y definen ambas dimensiones de la personalidad simplemente como “la tendencia a ser sociable, versus la tendencia a preferir estar solo”.

Origen

El primero en usar el término “ambivertido” fue el psicólogo estadounidense Edmund S. Conklin, en 1923, cuenta Ian Davidson, profesor de Psicología de la Universidad de York, Canadá, en un artículo de 2017.

Davidson detalla que un psicólogo de la época decía que Conklin “inventó la palabra” para describir a aquellos que se ubican entre los introvertidos (que viven en su cabeza) y los extrovertidos (que viven fuera de ella).

“Como no encajan en la clase extrovertida ni en la introvertida… para mí, los ambivertidos son, de lejos, los más normales y saludables”, sostenía Conklin.