¿Comes pechuga de pollo? Estos son los 3 hábitos al prepararlo que DEBES evitar

El consumo de pollo en el planeta Tierra crece cada año. Un estudio llevado a cabo por la FAO en el año 2012 dio como resultado unos datos muy evidentes: de los 11 kg que se ingerían por persona y año en 2000, se pasó a los 14,4 kg en 2011.

No cabe duda de que esta ave es una de las más sabrosas que existen, pero también hay que tener en cuenta lo beneficiosa que es para el ser humano: la cantidad de proteínas existentes en su carne y su baja concentración de grasas lo convierten en un alimento perfecto.

Sin embargo, el portal Para Los Curiosos resalta estos 3 datos importantes que debes saber sobre el consumo del pollo:

1. Lavar el pollo puede ser peligroso

Cuando compramos un pollo entero, normalmente pasamos unos minutos lavándolo en el fregadero; gracias a este proceso supuestamente somos capaces de eliminar todos los compuestos patógenos que se encuentran presentes tanto en su piel como en su interior. ¿Y si en vez de hacer desaparecer esas sustancias estamos ayudando a que se propaguen hacia otros lugares? La Food Standard Agency ha resuelto que las bacterias que se encuentran dentro del pollo podría ocasionar la muerte de un ser humano…

Lorena Rivero

Líder y comelona.