Aprende como realizar la Maniobra de Heimlich para salvar la vida de alguien

Cada año, muchas personas mueren por atragantarse con objetos que obstruyen sus vías respiratorias y causan asfixia. La asfixia es, de hecho, la cuarta causa principal de muerte no intencional. Sin embargo, hay una técnica simple que puedes usar para ayudar a expulsar un objeto atrapado de las vías respiratorias de otra persona. Incluso puedes usar una versión de esta técnica en ti mismo.

¿Qué es la maniobra de Heimlich?

La técnica se llama maniobra de Heimlich o empujes abdominales. Los empujes abdominales levantan el diafragma y expulsan bruscamente el aire de los pulmones. Esto hace que el objeto extraño sea expulsado de las vías respiratorias. La Cruz Roja también recomienda incluir cinco golpes de espalda, aunque algunos institutos, como la Asociación Estadounidense del Corazón, no enseñan esta técnica.

Cómo realizar la maniobra de Heimlich

Los pasos que debes seguir para realizar la maniobra de Heimlich dependen de a quién estés ayudando:

  • Otra persona que no está embarazada ni sea un bebé (menos de un año)
  • Una mujer embarazada o un bebé
  • Tú mismo

Independientemente de quién realice la maniobra, esa persona aún debe obtener ayuda médica después. Esto es para asegurar que no se haya producido daño físico en la garganta y las vías respiratorias.

En alguien que no sea una mujer embarazada o un bebé

Determina si necesitas realizar empujes abdominales. Si una persona que parece asfixiarse está consciente y tose, es posible que pueda desalojar el objeto por su cuenta. Para saber si es necesario aplicar la técnica de Heimlich considera rápidamente lo siguiente:

  • Si no está tosiendo
  • Si es incapaz de hablar o respirar
  • Si está pidiendo ayuda, típicamente agarrándose la garganta con las manos

Primero, si hay un transeúnte, pídeles que llamen al 911 (o al número local de emergencia) para obtener ayuda de emergencia. Si eres la única persona presente, comienza el tratamiento de primeros auxilios:

Paso a paso

  1. Haz que la persona se ponga de pie.
  2. Ubícate detrás de la persona.
  3. Inclina a la persona hacia adelante y dale cinco golpes en la espalda con la palma de la mano.
  4. Coloca tus brazos alrededor de su cintura.
  5. Haz un puño con una de tus manos y colócala justo encima del ombligo, con el lado del pulgar hacia el cuerpo de la persona.
  6. Agarra el puño de tu mano con la otra mano y empújalo hacia adentro y hacia arriba al mismo tiempo. Realiza cinco de estos empujes abdominales.
  7. Repite hasta que el objeto sea expulsado y la persona pueda respirar o toser por su cuenta.

Alternativamente, si la persona no puede pararse, ponte a horcajadas sobre su cintura, mirando hacia su cabeza. Empuja tu puño hacia dentro y hacia arriba de la misma manera que lo harías si estuvieran de pie.

En una mujer embarazada

En las mujeres embarazadas, debe colocar su mano un poco más arriba en su torso, alrededor de la base de su esternón. Si esa persona está inconsciente, colócala sobre de espaldas y trata de despejar las vías respiratorias con tu dedo en un movimiento de barrido. Si no puedes quitar el objeto alojado, comienza a realizar RCP (reanimación cardiopulmonar).

También puedes leer:
Conoce el fraude del azúcar, lo que el gobierno oculta

En un infante

Si la persona que está asfixiando es menor de 1 año, debes seguir otros pasos:

Paso a paso:

  1. Siéntate y sostén al bebé boca abajo sobre tu antebrazo, que debe descansar sobre tu muslo.
  2. Da cinco golpes suaves con la palma de la mano sobre su espalda.
  3. Si eso no funciona, coloca al bebé boca arriba y reclinado sobre tu antebrazo y muslo, de modo que su cabeza quede ligeramente hacia abajo.
  4. Coloca dos dedos en el centro de su esternón y realiza cinco compresiones de pecho rápidas.
  5. Repite los golpes de espalda y el pecho hasta que el objeto sea expulsado y el bebé pueda respirar o toser por su cuenta.

En ti mismo

Si estás solo y ahogado, sigue estos pasos:

Haz un puño con tu mano y colócalo justo arriba de tu ombligo, con el pulgar hacia adentro.
Agarra el puño con la otra mano y empújalo hacia adentro y hacia arriba al mismo tiempo. Realiza cinco de estos empujes abdominales.
Repite hasta que el objeto sea expulsado y puedas respirar o toser por tu cuenta.
También puedes empujar tu abdomen superior contra un borde duro como la esquina de una mesa o mostrador, o el respaldo de una silla.

Comparte la información así más personas pueden salvar la vida de alguien más o incluso su propia vida en momentos de pánico.