8 métodos sanos para disciplinar a tu hijo

Si tienes poco más de 40 años seguramente perteneces a una de las últimas generaciones de niños cuyos padres y hasta profesores les pegaban. Para los niños de hace 40 años, los golpes, gritos, e insultos eran parte normal de la formación y educación en la mayoría de los países de Latinoamérica.

Afortunadamente las ciencias sociales, la experiencia y hasta el buen juicio, nos han confirmado que los golpes y todo tipo de agresiones, no dejan nada bueno a los niños ni a ningún ser humano.

Por muy “inocente” o simple que un castigo pueda sonar, por el simple hecho de ser castigo ya no es apropiado y mucho menos si por él se ejerce algún tipo de violencia física o emocional.

Padres y educadores cada vez más se convencen que este tipo de acciones, altera de manera negativa, la seguridad, autoestima y aprendizaje en los menores pero, entonces ¿cómo corregir a un chiquillo?

Viene esta pregunta a la mente de manera lógica porque al haber sido nosotros mismos educados con violencia, desconocemos y no imaginamos alguna otra manera de hacerlo.