7 trucos de belleza que nunca imaginaste

¿A ti también te entran las ganas de llorar cuando ves como suben los precios de los mejores productos de belleza? No eres la única: apostamos que cada una de nuestras lectoras podría decir lo mismo.

Aunque el mercado está lleno de todo tipo de maravillas capaces de mantenernos guapas, frescas y radiantes durante muchos años, el realmente difícil poder permitirse todos esos lujos. Por suerte, algunos problemas pueden resolverse con el uso de métodos caseros. Además de ser naturales, con frecuencia resultan más eficaces y baratos que las soluciones de marca. ¡Déjanos acercarte los detalles de 7 trucos de belleza que pueden cambiar tu vida!

#1 Rizos bajo control

Cuidar de un cabello rizado no es nada fácil: combatir el frizz (que a algunas parece acompañarnos en todo momento), darle un aspecto “ordenado” a una melena compuesta de bucles y ondas, y no tardar una eternidad en realizar cualquier tratamiento puede convertirse en todo un reto… Por fortuna, ¡existen los coladores! Basta con meter el pelo dentro del utensilio y usar el secador para obtener el efecto imposible de lograr con un simple difusor de aire. Gracias a ello, los rizos -a los que tenemos que secar por partes- quedan más brillantes, definidos y más sanos que nunca.

#2 Naturaleza al rescate

El siguiente consejo resultará más que útil para todas las poseedoras del cabello largo y espeso que a pesar de su potencial luce soso y carece de brillo. Con la ayuda de un solo huevo, unas gotas del aceite de coco, almendra o argán, dos cucharadas de miel líquida y una planta de aloe vera se puede hacer milagros… En un recipiente pequeño, mezcla los tres ingredientes con el extracto de aloe vera y aplica esta mezcla a lo largo de todo el pelo. Deja que la “mascarilla” actúe sobre tu melena durante 20-30 minutos y lávatelo como siempre. ¿Ves la diferencia?

#3 Truco esencial

Por lo general, las mujeres optan por ponerse perfumes justo después de terminar toda la rutina de belleza. Muchas tratan el uso de las fragancias como un “toque final” indispensable para acabar de asearse. No obstante, incluso los aromas de las mejores marcas parecen perder su fuerza y encanto a lo largo del día… Para impedir que esto suceda, merece la pena poner en práctica un truco consistente en empezar por aplicar perfumes (sobre todo en las muñecas, la nuca y otras zonas “eternamente cálidas”) y, acto seguido, loción corporal o bálsamo sin olor. ¡El perfume quedará impregnado en la piel!

#4 Maquillaje impecable de los ojos pequeños

He aquí, una buena noticia para todas las poseedoras de ojos pequeños o con párpados caídos. Aunque les parezca imposible maquillarse bien debido a estas características, la verdad es que se puede hacerlo… ¡y solamente con la pequeña ayuda de una tapa de cualquier botella de refresco! Usa sus bordes para aplicar las sombras en un periquete. Eso sí: intenta no presionar el plástico demasiado, para no lastimarte, y no destruir el resultado final.