6 consejos para el cuidado de la ropa de algodón

La ropa evoluciona y cada vez se utilizan nuevas técnicas de creación de las prendas. Muchas veces no pensamos en cómo lavaremos una prenda cuando la compramos en la tienda, simplemente nos fijamos en lo hermosa que es y en lo bien que nos sienta.

Estos avances dentro de la industria textil hace que las prendas sean mucho más funcionales que nunca, aunque sus cuidados sean al final un tanto confusos. Las etiquetas muestran varias formas de lavar cada prenda: a baja temperatura, en frío, a 30 ºC, a 40 ºC, lavado a mano, no se permiten suavizantes, secado en seco o que no se puede planchar. Son muchas las variantes y nos podemos volver un poco locos.

Sin embargo, existen métodos para lavar correctamente y sin temor de equivocarnos. En este caso nos referimos al material más utilizado por excelencia: el algodón.

La ropa de algodón es muy cómoda, elegante y fresca. Es de los materiales que menos problemas dan a nuestra piel y el más utilizado. Sin embargo, con el paso del tiempo, esa camiseta que tanto hemos lucido empieza a verse fea. ¿Qué podemos hacer?

Si quieres que tu ropa de algodón se mantenga como nueva por más tiempo, te contamos cómo puedes lavarla.

Existen ingredientes que te ayudan a mantener el color en tus prendas de ropa.

Métodos para lavar la ropa de algodón

Lo ideal y lo más conveniente es separar y lavar las manchas que tengamos más difíciles en primer lugar y por separado. Adquiere cualquier producto de limpieza o elabora un limpiador casero para quitar las manchas difíciles antes de introducir la prenda en la lavadora.

Tenemos que tener claro que no es lo mismo tratar una camiseta de algodón de color claro, que camisetas oscuras o blancas. Tenemos que evitar que las prendas de color blanco se mezclen con las de color.

1. Temperatura y tipo de detergente

Tenemos que prestar especial atención a la temperatura del agua con la que lavamos, así como comprobar qué tipo de detergente utilizamos. No debemos utilizar jamás agua caliente para lavar la ropa de algodón, porque puede hacer que destiña e incluso encoja su tejido y debilitarlo.

Si tu lavadora tiene opción de lavado delicado, sería la mejor opción. Además, no olvides que el lavado excesivo del algodón puede hacer que las fibras queden maltratadas. Intenta lavar las prendas de algodón todas juntas.

2. Secadora

La secadora puede ser un invento fantástico, sin embargo, puede hacer que cierto tipo de prendas se rompan y se dañen. Si quieres utilizarla, mantén el ciclo de secado a un mínimo.

Si prefieres tender la ropa, hazlo en un lugar fresco y que no incida la luz del sol directamente. El sol puede dañarla a la larga, ya que debilita igualmente las fibras.