5 consejos para recuperarte de la diástasis abdominal

La diástasis abdominal ocurre a todas las mujeres durante el embarazo. Sin embargo, a algunas les afecta con mayor severidad que a otras. Por lo tanto, la recuperación tras el parto puede demorar un poco más de tiempo en ciertas ocasiones. En el caso de la diástasis, no solo se trata de un problema estético.

Recuperar nuestra figura después del embarazo, es un proceso que lleva su tiempo. Aunque parezca algo complicado e imposible de lograr, existen ciertas medidas que podemos tomar desde el mismo momento de dar a luz.

Sabemos que la llegada del bebé nos lleva a comprometernos más con la vida de este que con la nuestra. Sin embargo, no debemos olvidar que nuestra recuperación también es importante para él. No solo se trata de que la madre esté disponible para cuidar a su hijo, sino que mientras mejor se sienta consigo misma, la calidad de vida de todos va a mejorar.

Para evitar posibles casos de depresión, es importante que la madre comience a recuperar el control de su vida después de dar a luz. También es conveniente para que la relación con la familia mejore y para que el bienestar del recién nacido sea completo. Es normal que nos preocupemos mucho más por el bebé que por la madre; pero ambos son importantes.

Dile adiós a la diástasis abdominal

El problema ocasionado por la diástasis abdominal es uno de los más frecuentes. Se trata de la expansión de los músculos rectos del abdomen, que ocurre para hacer espacio al bebé. El útero comienza a expandirse a medida que se desarrolla el embarazo, esto da lugar a que los músculos abdominales se separen.

Dichos músculos no vuelven a su estado natural inmediatamente tras el parto. No ocurre que vuelven a su lugar como otros tejidos e incluso la cavidad uterina y vaginal. En el caso de los músculos distendidos, es necesaria una recuperación especial. Estos consejos pueden ayudarte.

Alimentación adecuada

Como en otros aspectos del embarazo y posparto, la alimentación es la clave. Es conveniente optar por una dieta saludable. Sin embargo, es importante equilibrar nuestra alimentación para la etapa de lactancia, pues nos encontramos en esta al mismo tiempo.

Suficiente hidratación

Para este tipo de afección en particular, se recomienda mantener el cuerpo adecuadamente hidratado.  Tomar mucha agua y líquidos, beneficia la recuperación de los músculos.

Además,  es conveniente para mejorar la producción de leche. También es recomendable mantener la piel hidratada desde fuera, por medio de la colocación de aceites naturales, que ayuden a recuperar la elasticidad.

Ejercicios específicos

Después del parto, la diástasis abdominal puede provocar que persista un abultamiento en el área después de varias semanas. Es por eso que podemos tener una barriga similar a un embarazo de tres meses.

Lorena Rivero

Líder y comelona.