5 alimentos para comer cuando tienes resaca

Existe un millón de mitos con respecto a qué comer y qué evitar cuando tienes resaca, tantos que puede resultar confuso cuando nos encontramos en esa mañana después del carrete con los amigos, nos duele la cabeza y no sabemos qué hacer para sentirnos mejor. Pues bien, el primer paso es mantenerse hidratado: antes de siquiera pensar en comer nada, tómate un buen vaso de agua: la deshidratación es el principal problema que acarrea la resaca, y la primera causa de todos los síntomas que sientes. Luego, prepárate un buen desayuno que incluya varios de los siguientes alimentos:

Huevos: Los huevos pueden ser un excelente alimento para librarse de la resaca, ya que son una excelente fuente de proteína, que ayuda a elevar tus niveles de serotonina y a reducir la sensación de náusea. Además, contienen altos niveles de taurina, que ayuda a combatir las enfermedades del hígado, y están llenos de cisteína, un aminoácido que ayuda a tu cuerpo a librarse de las toxinas provenientes del alcohol.

Tomate: Además de ser una fuente de vitamina C, el tomate contiene glutatión, un compuesto formado por tres aminoácidos (entre ellos la cisteína) que trabajan juntos para eliminar las toxinas provenientes del alcohol. El tomate tiene alto contenido de agua, por lo cual ayuda a rehidratarnos, y posee fructosa, lo que combate los bajones de azúcar y ayuda a metabolizar el alcohol.

Plátanos: Uno de los efectos del alcohol en tu organismo es que baja los niveles de potasio, lo cual puede causar una sensación general de debilidad y calambres musculares. Uno de los alimentos más ricos en potasio (así como en magnesio y electrolitos) es el plátano, por lo cual es uno de los grandes alimentos para combatir la resaca. Además, el plátano es un antiácido natural, así que te ayudará a reducir los ácidos del estómago y disminuir las náuseas. Si no puedes hacerte a la idea de comerte un plátano en el desayuno, puedes prepararte un batido junto con el siguiente elemento de la lista: leche.

socrates

Sólo sé que no sé nada.