Punto K ¿Sabes qué es? Descúbrelo y explora tu cuerpo

Barbara Keesling, sexóloga, descubrió en 1998 un lugar al final de la vagina que podría ser uno de los puntos del cuerpo femenino más placenteros. Este es el Punto K, o pasaje misterioso, porque es una zona erógena explosiva que permaneció desconocida. Está justo en la unión entre la vagina y el cuello uterino.

CÓMO ESTIMULAR EL PUNTO K

La sensación de placer puede ser mayor que en las partes externas de la vagina. El problema está en saberlo utilizar, porque el peso y la postura del útero comprimen las paredes vaginales a esa altura, creando una especie de barrera.

El músculo pubococcigeo debe ejercitarse porque permite darle tonicidad al perineo y eleva el útero, dejando al descubierto el Punto K. Puedes mantenerlo firme con ejercicios. Si el músculo pubococcígeo está tonificado la afluencia de sangre aumentará en esa zona y aumentará la lubricación genital.