3 maneras de exagerar que crean drama en tu vida

Lo siguiente que sabes es que le cuentas la misma historia a otras dos o tres personas más y un pequeño estrés que podrías haber soltado en el momento ahora se ha transformado en algo mucho más grande y fuerte de lo que debería ser.

No lo malinterpretes, las cosas malas les suceden a todo mundo, pero tenemos que aprender a soltar las cosas pequeñas y no tener que crear una tragedia en cada historia. Este tipo de exageraciones pueden volverse poco saludables.

Saltar a conclusiones apresuradas

Saltar a conclusiones es lo que sucede cuando sobreestimamos nuestro conocimiento sobre una situación y hacemos un juicio rápido. Cuando sacamos conclusiones, a menudo pensamos que sabemos mucho más sobre un evento de lo que realmente sabemos. Esta ilusión de conocimiento puede terminar dándonos una impresión errónea o equivocada de una situación, porque generalmente no conocemos todos los hechos relevantes.

Por ejemplo, nuestra pareja llega tarde a casa una noche, por lo que automáticamente suponemos que deben estar engañándonos, sin tener los detalles completos de la historia.

exagerar las cosas

Por supuesto, exagerar así, o tener este tipo de pensamiento excesivamente reactivo puede generar mucho drama y estrés innecesarios. A menudo nos lleva no solo a malinterpretar una situación, sino también a actuar de una manera que solo empeora las cosas.

Ten cuidado cuando te encuentres haciendo exageraciones como “Estoy 100% seguro” o “Lo sé cómo una cuestión de hecho” o “No hay forma de que suceda” cuando la verdad es que generalmente no se sabe con certeza qué es verdad.

A menudo es mejor suspender tu juicio hasta que tengas suficientes hechos y razones para respaldarlo más allá de una duda razonable. Los juicios bruscos pueden ser incorrectos y peligrosos.