3 maneras de exagerar que crean drama en tu vida

Todos exageramos a veces. Y no siempre es algo malo, especialmente si se trata de condimentar una historia con un amigo o de burlarse de una pequeña cosa que nos sucedió en el camino al trabajo.  Sin embargo, a menudo sucede que las personas que están más estresadas en la vida también tienen una fuerte tendencia a exagerar cada pequeña cosa mala que les sucede. No pueden manejar algo sin tratarlo como si fuera el fin del mundo.

Por supuesto, todos experimentan estrés y frustraciones diarias, pero cuando exageramos estas malas experiencias, a menudo les agregamos tensión y drama innecesarios que no tienen por qué estar presentes.

Incluso si pensamos que solo estamos siendo juguetones con nuestras exageraciones, aún así es importante ser conscientes de ellas. Tú puede pensar: “Estoy bromeando”, pero si dices estas cosas repetidamente, entonces tu mente comienza a creerlo en un nivel inconsciente.

En el mundo de hoy, la “exageración” parece ser una respuesta muy común a nuestra vida cotidiana. La gente parece disfrutar de convertir hormigueros en montañas, tal vez incluso porque son adictos a sus propios problemas y dramas.

3 maneras de exagerar que crean drama en tu vida

Aquí hay 3 formas principales en que tu manera de exagerar puede crear estrés innecesario. Intenta ser más cuidadoso con este tipo de exageraciones en tus propios pensamientos y forma de hablar.

Sobregeneralizar

Sobregeneralizar es cuando sobreestimamos la frecuencia con la que algo nos sucede. Por ejemplo, muchas veces le pasará algo malo a alguien, tal vez derrame algo en su camisa, o sea rechazado en una cita potencial, o pierda su par de zapatos favoritos, y pensarán: “¡Esto siempre me sucede a mí!”

A menudo, este es un tipo de exageración. Algunas personas parecen recordar cada una de las veces que les pasó algo malo, pero olvidan todas las veces que algo malo no les pasó. Es importante evitar este tipo de pensamiento distorsionado. Cuando te encuentres pensando así, trata de dar un paso atrás y buscar activamente eventos pasados o situaciones que te demuestren que estás equivocado.

¿Es realmente cierto que esto “siempre” te sucede? ¿Puedes pensar en algún momento en que las cosas no salieron de esa manera? Todo lo que necesitas es un ejemplo para demostrar que tu exageración es errónea o incorrecta.

Catastrofismo

El catastrofismo es cuando sobreestimamos la importancia de algo que nos sucede. En el calor del momento, puede ser realmente fácil sentir que esta cosa mala va a cambiar el curso de nuestras vidas para siempre, o que realmente es “el fin del mundo”. Pero a menudo este no es el caso

Lo que parece ser un gran problema en el momento es a menudo mucho menos significativo cuando miramos atrás días, semanas o meses después. Las señales de catastrofismo en tu vida cotidiana incluyen decir cosas como “Este es el peor día” o “Nunca seré feliz de nuevo” o “Soy un completo perdedor que falla en todo”.

exagerar demasiado

Estas son a menudo exageraciones que no reflejan la verdad. Y cuando ves las cosas peor de lo que realmente son, la experiencia es mucho más estresante y dolorosa. Por ejemplo, si le cuentas a alguien sobre algo malo que te sucedió anteriormente, y lo exageras para que parezca mucho peor, no solo estás “reviviendo” la experiencia estresante, sino que también estás intensificando tu memoria al respecto.