3 habilidades claves que aumentarán tu inteligencia emocional

¿Quieres mejorar tus relaciones y logros profesionales y personales? Si aprendes a dominar las cinco habilidades clave de la inteligencia emocional podrás mejorar tus relaciones.

¿Por qué mejorar la inteligencia emocional puede sanarte?

Ser capaz de tener control sobre tus emociones te ayudará en diversas áreas de tu vida. Desde mejorar tus sentimientos en situaciones estresantes o emocionales y evita que se limite la intuición, hasta mejorar tus respuestas emocionales ante las situaciones que se presenten. Con la inteligencia emocional podrás tomar decisiones más equilibradas.

Nuestra memoria también está fuertemente ligada a la emoción. Al aprender a permanecer conectado a la parte emocional del cerebro, así como a lo racional, no sólo podrás ampliar la gama de opciones cuando se trata de responder a un nuevo evento, sino que también te ayudará a evitar que repitas continuamente errores anteriores.

Para mejorar la inteligencia emocional necesitas entender y manejar tus emociones mediante el desarrollo de habilidades clave para controlar y manejar el estrés abrumador, y la comunicación efectiva.

Cuáles son estas 5 claves de la inteligencia emocional

Puedes construir tu inteligencia emocional reduciendo el estrés, manteniéndote enfocado y manteniéndote conectado a ti y a los demás a través de cinco habilidades.

Las dos primeras habilidades son esenciales para controlar y manejar el estrés agotador y las tres últimas habilidades mejoran mucho la comunicación.

Reducir el estrés rápidamente con varios ajustes.
Reconocer tus emociones y evitar que te abruman.
Conectarse emocionalmente con otros utilizando la comunicación no verbal.
Utilizar el humor y el juego para mantenerse conectado en situaciones difíciles.
Resolver los conflictos de forma positiva y con confianza.
Cómo dominar las cinco habilidades clave de la inteligencia emocional
Las habilidades clave de la inteligencia emocional pueden ser aprendidas por cualquier persona, en cualquier momento. Sin embargo, hay una gran diferencia entre aprender sobre la inteligencia emocional y aplicar ese conocimiento en tu vida.

Es necesario aprender a superar el estrés cotidiano y en sus relaciones, permaneciendo emocionalmente consciente de que estás produciendo este cambio.

Esto significa que no puedes simplemente leer acerca de la inteligencia emocional con el fin de dominar (debes experimentar y practicar las habilidades en tu vida cotidiana).

Aquí hay cinco habilidades clave que necesitas adquirir si deseas construir tu inteligencia emocional.

1) Aprende a tratar situaciones mediante el manejo del estrés
Los altos niveles de estrés pueden abrumar tu mente y cuerpo, obstaculizando tu capacidad de “leer” con exactitud una situación, oír lo que alguien está diciendo, ser conscientes de tus propios sentimientos y necesidades y comunicarte claramente.

Ser capaz de calmarse rápidamente y aliviar el estrés te ayudará a mantenerte equilibrado, enfocado y en control, sin importar los desafíos que enfrentas o lo estresante que es una situación.

Desarrolla tus habilidades para disminuir el estrés trabajando a través de los siguientes tres pasos:

Date cuenta cuando estás estresado (el primer paso para reducir el estrés es reconocer lo que sientes). ¿Cómo se siente tu cuerpo cuando estás estresado? ¿Están los músculos o el estómago apretados o doloridos? ¿Están tus manos apretadas? ¿Es tu respiración superficial? Ser consciente de la respuesta física al estrés ayudará a regular la tensión cuando se produce.
Identificar tu respuesta al estrés (todo el mundo reacciona de manera diferente al estrés). Si tiendes a enojarte cuando estás bajo estrés, responderás mejor a las actividades de alivio del estrés que te tranquilicen. Si tiendes a estar deprimido o retirado, responderás mejor a las actividades de alivio del estrés que son estimulantes. Si tiendes a quedarte entumecido, necesitas actividades para aliviar el estrés que proporcionan confort y estimulación.
La mejor manera de reducir el estrés de forma rápida es mediante la participación de uno o más de tus sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto. Cada persona responde de manera diferente a la entrada sensorial, por lo que necesitas encontrar cosas que son relajantes y / o energizantes para ti. Por ejemplo, si eres una persona visual, puedes aliviar el estrés rodeándote de imágenes edificantes. Si respondes más al sonido, puedes encontrar alivio en los sonidos de la naturaleza, una pieza de música favorita, o el sonido de una fuente de agua te ayudará a reducir rápidamente los niveles de estrés.

2) Reducir el estrés en tus relaciones con la conciencia emocional