3 consejos para luchar contra las rabietas

Imagina esto: tienes ansiedad de comer algo dulce mientras vas manejando por la calle aledaña al centro comercial luego de buscar a tu hijo en el colegio. Decides detenerte, estacionas y te bajas con tu hijo para comprarte un batido. Entras al centro con tu hijo caminando de la mano, pasan delante de una juguetería y lo ve: un balón de futbol en la vitrina. Él lo señala, te lo pide, lo desea; pero no tienes el dinero suficiente para complacerlo y tiene un balón en casa, entonces le dices que irán por el batido, pero él quiere seguir mirándolo y se para firme en medio pasillo, con la gente pasando. Le dices que luego pasarán a ver y vuelve a rogar, comienza a llorar y la rabieta comienza. ¿Te suena esa escena?