10 hombres con los que no deberías casarte

El matrimonio es uno de los mayores cambios que puedes hacer en tu vida. A veces nos encontramos en una relación seria y no conocíamos a la persona plenamente hasta que sucediera algo importante, y lamentablemente eso a veces sucede después del matrimonio. Con esta lista, podrás interpretar algunas banderas rojas a una milla de distancia en lugar de ignorarlas hasta que sea demasiado tarde.

La elección de un compañero de viaje es algo de suma importancia, tal es así, que de ello dependerán no solo nuestros logros personales y estabilidad emocional, sino nuestra salud física y mental, así es que debes ser muy cuidadosa al elegir alguien a quien le abrirás las puertas de tu vida.

No te cases con un hombre que tiene estos hábitos

Las relaciones tóxicas son peligrosas para tu salud; literalmente podrían llegar a matarte. El estrés acorta tu vida y puede traer graves enfermedades o padecimientos crónicos, evitarlos puede estar al alcance de tu mano si sabes elegir a la persona adecuada.

  1. No le gustan los animales

Las mascotas son criaturas inocentes que dependen de ti para ser cuidadas. Una cosa es que tengan alergias, pero no nos referimos a eso, sino cuando por completo no le dan una oportunidad a un animal inocente, eso es ridículo.

Es aún peor cuando estás con un hombre y ya tienes una mascota, y es un factor decisivo para él. Algunas parejas pasan incluso por grandes discusiones hasta que él o ella se ven obligados a dar en adopción a su mascota porque su pareja no la quiere. Es tan egoísta que le pidas a alguien que se deshaga de su mascota, no le pedirías a alguien que se deshaga de un hermano que no te gusta, ¿verdad? La falta de amor y de sentido común es una señal de que esa persona, en primera instancia, no es alguien con gran capacidad de amar, y debes tener cuidado.

2. Tiene la mente cerrada

Cuando la persona a la que amas no tiene la mente abierta sobre las cosas en tu vida e incluso sobre las suyas, hay un gran problema. Tener una mente abierta es una de las cualidades más importantes para poder convivir sanamente.

Siempre es importante tener una mente abierta y un corazón abierto cuando se está en una relación, sabiendo que ambas personas estarán allí para apoyarse todo lo que puedan. ¿Cómo puedes formarte una opinión sobre algo que nunca antes has intentado? Debes darle una oportunidad a las cosas antes de decidir si es algo que deseas volver a intentar o no.

Además de esto, en una relación se debe ser flexible, saber escuchar y saber decir en la medida justa, pero si la persona con la que convives tiene su mente cerrada será imposible llegar a acuerdos o limar asperezas, y es muy probable que comiencen a acumularse temas sobre los que es mejor no hablar y con el tiempo eso destruirá la confianza y el amor en la pareja.

  1. Rompe sus promesas

Cuando un hombre rompe la promesa que te ha hecho, eso es algo a lo que debes prestarle atención, eso generalmente significa que es muy poco confiable cuando sucede una y otra vez. Enfrentar las promesas incumplidas generalmente te consume, es una situación extremadamente frustrante en la que te encuentras.

Después de tener una conversación con él, solo sigue adelante y pregúntale por qué nunca cumple su palabra cuando hay un acuerdo, si él se muestra flexible es probable que puedan trabajar juntos en ese aspecto y que él vea si puede ser más responsable, pero si al contrario, se vuelve una discusión, es mejor dejar todo allí y salir huyendo de esa relación que no te llevará a nada.

  1. No se preocupa por sí mismo

Desde el aspecto físico hasta el mental, el autocuidado se refleja en las perspectivas de una persona.

Ahora no estamos diciendo que necesites un entusiasta del gimnasio como pareja, pero es importante que la persona con la que estás se cuide a sí mismo. Esto no necesariamente significa que están equivocados, pero no debes forzar a tu pareja a tratar de cambiar eso sobre ellos mismos cuando no estén listos. Una de las lecciones de vida más importantes que debes aprender, es que la gente no puede hacer que otros cambien, tienes que estar ahí para apoyarlos mientras deciden cuando es el momento adecuado y cuando quieren cambiar a su manera. De lo contrario, será forzado, generarán resentimiento y tú y la relación se derrumbarán de todos modos. Deben darse algo de tiempo, y un poco de espacio, no persigas el matrimonio hasta que estén listos para tal compromiso de vida.

  1. Se niega a llegar a un acuerdo

Todas las parejas tienen desacuerdos, pero no todos tendrán una discusión. Una discusión puede usarse para llegar a un acuerdo, y si eso nunca sucedió, debes pensar en tus opciones. Cada relación tiene conflictos, es saludable tener tu propia opinión y con eso a veces las diferentes opciones se convertirán en desacuerdos, es difícil tratar con cualquier relación, pero cuando cada uno de los integrantes llega a un acuerdo sobre algo, puede ser muy gratificante y se siente genial para seguir adelante. Pero los raros casos en que alguien se niega a llegar a un acuerdo el 90% del tiempo, hay un problema, y ​​llevar una relación con alguien así será además de frustrante, muy poco estable y duradero.

  1. Es desagradecido y no sabe valorar

Algo que cada persona en la relación debería estar tratando activamente de hacer es saber valorar a su pareja.

Si esto no sucede de forma mutua en una relación, debe haber una conversación directa sobre el por qué. Nadie en la relación debería estar siendo el único que valora mientras el otro simplemente está absorbiendo todo sin valor ni saber agradecer. Hay un aspecto de respeto mutuo que viene con estar en una relación.