Search
boda-portada

¿Te vas a casar con un abogado? Mira lo que piensan al respecto…

Hay quienes piensan que la profesión de alguien determina mucho de su personalidad e incluso hasta de su forma de amar. Una amiga me dijo alguna vez que nunca me relacionara con un servidor público (como un policía o un bombero) puesto que eran personas con alta tendencia a la promiscuidad.

Asimismo, metió en el mismo paquete a los médicos. Por ser profesiones que requieren guardias nocturnas y que esta persona se ausente en casa, es más fácil para ellos poder mentir y escaparse para la hora de alguna infidelidad, decía ella.

Algo de cierto puede tener lo que me contaba mi amiga, sin embargo, quien quiere ser infiel lo será independientemente de su profesión. Pues el irrespeto no tiene nada que ver con lo académico. Y en eso hay que estar muy claros: la infidelidad no es solo irrespeto al otro, sino a ti mismo como ser humano. 

Aclarado este punto, en Mundo Consejos aprovechamos para compartirles una anécdota encontrada en Internet sobre el pensar que se tiene acerca de ciertos profesionales y sus formas de amar. En este caso, el abogado se llevó todo el protagonismo. Mira por qué.

La vida está llena de sorpresas y situaciones que muchas veces no comprendemos. Ese en el caso de esta pareja que estaba a punto de contraer matrimonio. Se trata de un abogado que se casaría con el amor de su vida. Sin embargo, ella ya se había casado 6 veces, pero eso no le importaba al abogado. Lo único que él quería era disfrutar de la vida junto a quien se convertiría en su esposa.

Por fin llegó el día tan esperado por los novios y sus familiares. Entonces, se celebra la ceremonia de bodas y la pareja por fin se casa. Cuanto todo termina, por fin la pareja puede quedarse a solas y van a la habitación del hotel. Puesto que ambos tienen creencias muy particulares, habían decidido no tener relaciones hasta después del matrimonio.

Entonces, en la noche de nupcias, la esposa del abogado le dice: “Mi amor, se gentil conmigo por favor, mira que soy virgen”. El abogado, al escuchar esas palabras no puede hacer más que quedarse perplejo. Entonces, su marido le pregunta: “¿Cómo es que afirmas ser virgen si te has casado en 6 ocasiones?”

Su mujer pasa a responder a su pregunta y le dice: “Te lo voy a explicar de la forma más sencilla que pueda. Mi primer esposo fue un psiquiatra, a él solo le interesaba hablar de las relaciones. El segundo era un ginecólogo y quería vivir examinando el área. En cuanto al tercero, le gustaba coleccionar estampillas, solo quería lamer. El cuarto era gerente de ventas, así que solo decía que tenía el producto, aunque no sabía cómo utilizarlo”.

“Mi quinto marido fue un funcionario público. Este decía comprenderme perfectamente, pero no estaba seguro si yo fuera competencia para él. Por fin me casé un técnico en electrónica, pero para mi sorpresa, este decía que si estaba funcionando, lo mejor era no tocarlo para no dañarlo. Fue entonces cuando decidí casarme con un abogado, sé que ese si me va a joder”.

Con información de: mundoconsejos.com


Periodista, astróloga y amante de la cocina. Creo firmemente que escribir es, además de verbo, propósito.