Search

Psicopedagoga REVELA lo que en realidad sienten los niños cuando sus padres pelean

Lo que todos los niños realmente quieren

Un reciente video subido por la página de facebook Psicología Infantil, muestra cómo una niña habla con su madre de temas muy profundos con la sencillez de la niñez. Aparentemente la madre había peleado con el papá, por lo que la pequeña aprovecha la situación y explica claramente tres conceptos olvidados por los padres.

Esto en verdad es lo que todos los niños realmente quieren

1.- Los hijos quieren que sus padres sean amigos

Antes de comenzar con su disertación, Tiana pregunta a la madre “si está lista para escuchar”, después que la madre responde que sí, comienza la disertación, enfatizando primero en la necesidad que ambos padres, bajen los decibeles por así decirlo, porque ella desea que ellos sean “amigos”, y explica cómo deben ser amigos, “estabilizandose”, no convirtiéndose en “monstruos”, y siendo “amables”, si ella puede ser amable “todos pueden ser”.

En un matrimonio todo es más fácil cuando ambos están de acuerdo, pero los conflictos aparecen cuando ambos piensan distinto en cosas que son importantes en la vida familiar, y es ahí cuando las diferencias ponen a la pareja a prueba.

Un estudio de la Universidad de Michigan en Estados Unidos, explica, que “la duración de una pareja depende en que uno de los dos miembros sepa resolver la situacion de conflicto en forma constructiva” ademas “cuando se reprime la ira y no se trata de resolver el problema, aparece el conflicto”.

El mismo estudio advierte, que es normal tener desacuerdos en la pareja, pero se deben resolver en el momento apropiado, pues al resolverlo puede ser una forma de enseñar a los hijos a enfrentar el conflicto y solucionarlo. Muchos niños sufren una pelea de pareja, con mucha más intensidad,inseguridad y tristeza que los padres, llevándolos a tomar un lugar de culpabilidad, y estrés que perjudica su estado emocional.

2.- Que estén en el medio, donde el corazón está

Tiana incluye al padre en su discurso, pidiendo a ambos que sonrían (creo que esta es la parte más importante de su discurso), se entiende que ella es feliz cuando los ve sonreír, y en especial les recuerda que bajen su maldad, “no por abajo, no por arriba, en el medio, donde está su corazón, porque el corazón es algo, todos somos algo, sino nos convertimos en monstruos… en un futuro podemos comernos el uno al otro”, continúa Tiana.

Creo que esta es la parte más importante del discurso de Tania, desde su simpleza, está pidiendo que hablemos desde el corazón, pues cuando esto ocurre, no se ofende, no hay enojo, ni tampoco se reclama, tres cosas que cuando uno permite que la ira lo invada usamos por lo general. La conclusión de que si no lo hacemos, terminaremos convirtiéndonos en “monstruos” comiéndonos uno al otro, es tan real, ya que la compasión, el amor, la alegría y el servicio sólo se da en aquellas personas de corazones abiertos.

3.- Que seamos lo mejor que podemos

Tania sin saber ya al final, incluye dos conceptos casi olvidados en estos tiempos: el significado de la palabra “persona” y en otras palabras “paz”.

El concepto de “persona” es lo que nos diferencia de la especie animal.

Persona es aquel “ente racional que es consciente de sí mismo y posee una identidad”. Ser persona, también implica poseer cuatro cualidades importantes: la sociabilidad, sensibilidad, inteligencia o sentido común, y la voluntad. Todas estas son características únicas e indistintas del ser humano, pues solamente la sensibilidad se encuentra en animales también.

Viéndolo desde esta perspectiva, obviamente el ser humano es el único que puede promover y lograr la paz, sentimiento que comienza en el hogar. Por ser la especie más inteligente del planeta y como padres debemos ser promotores de paz en el hogar enseñando con el ejemplo y también como padres aprendiendo nuevas formas o técnicas de resolución de conflictos, o pidiendo ayuda profesional, o un mediador.

Ser lo mejor que podamos, NO significa esforzarnos por comprarles todo, o darles las mejores cosas y comodidades, ellos en verdad desean ser escuchados, que los padres sean amigos, que se hable desde el corazón, con honestidad, sin mentiras, enojo o ira, sino con amor, paciencia y compasión, pues eso es lo que una “persona” es capaz de ser, lo mejor que se pueda.

Con información de: familias.com 


Líder y comelona.