Search
pastor

Un pastor murió en un accidente. Horas después resucitó y reveló lo que le dijo Dios…

La historia de hoy está protagonizada por un hombre llamado Don Piper. Este hombre, pastor evangélico de profesión, pasó por una de las experiencias más maravillosas que se recuerdan.

Si lo que dijo ante los medios es cierto y no fue producto de su imaginación o un sueño estaríamos ante la revelación de uno de los grandes misterios de la Humanidad: la existencia de un Dios que cuida de todos nosotros.

El protagonista de nuestro artículo se montó en su coche en 1989 sin saber que pasados unos minutos sucedería algo increíble…

Las emergencias no tardaron mucho en llegar, ya que la zona no estaba concurrida, pero cuando finalmente pudieron abrir el coche de Don se dieron cuenta de que había poco que hacer. Los paramédicos revisaron su cuerpo durante uno minutos, tomaron su pulso de varias formas posibles y no lograron identificar ningún latido de su corazón. Acto seguido, Piper fue declarado oficialmente muerto. Nuestro protagonista fue llevado a un hospital por si había alguna posibilidad de reanimarlo, y allí, 90 minutos después, sucedió el milagro…

Tanto los familiares de este hombre como los doctores estuvieron de acuerdo que era hora de llevarlo a la morgue para que se le hiciera la autopsia, pero de manera sorpresiva apreciaron que Don Piper comenzaba a moverse. “¡¿Pero si estaba oficialmente muerto?!” dijo uno de los doctores.

Nuestro protagonista abrió los ojos, esbozó una sonrisa y reveló a los allí presentes que se había encontrado con algo precioso que le marcaría de por vida. Según su testimonio, nunca volvería a tener miedo de la muerte…

Tras el grave accidente de coche, Piper se despertó en un mundo muy bello iluminado por una luz celestial. Después de subir un corto tramo de escaleras llegó a una especie de puertas metálicas: allí le estaba esperando alguien al que no veía desde hacía muchísimo tiempo, su abuelo. Su familiar le recibió con una abrazo y le reveló que finalmente se había reunido con él, hecho que le hacía tremendamente feliz. Don se dio cuenta también que otros conocidos suyos que habían pasado a mejor vida también estaban presentes celebrando su llegada.
Tras esta reunión, se reunió nada más y nada menos que con Dios. Esta entidad le dijo que todavía no era el momento para que abandonara el mundo de los vivos, sino que tenía que regresar a la Tierra para avisar al resto de seres humanos de que “el cielo” es algo completamente real al que todos llegaremos cuando finalmente nos toque abandonar este mundo. Una de las mayores revelaciones de Piper fue la siguiente: Dios tenía una apariencia femenina muy agraciada que hizo que se sintiera muy a gusto…

Todos los que escucharon el relato del pastor evangélico no podían creer lo que acababan de oír. Si hay vida después de la muerte, ¿para qué temer a esta última? Don pudo escribir un libro unos años más tarde, llamado “90 minutos en el cielo”. En la obra, este hombre relata todo lo sucedido y ciertos detalles que pondrán muy contentos a los seguidores de la religión cristiana. “Me encanta estar aquí, con mis amigos y familiares, pero no puedo esperar el momento de volver al cielo; sé que todo será mucho mejor allí”, ha comentado Piper al medio ABC.

Con información de: Paraloscuriosos.com


Periodista, astróloga y amante de la cocina. Creo firmemente que escribir es, además de verbo, propósito.