Search

Tu matrimonio NO va a durar mucho si tu marido dice estas frases…

Propiciar discusiones día tras día, llegadas tarde a casa, cambios en la economía familiar, carencia de contacto físico o pocas muestras de interés, todas son señales que tal vez identifiques en el comportamiento tu marido; si es así, pon en duda la estabilidad en tu relación.

No hay que ser expertas detectives para sentir que realmente tu relación puede estar a punto de la separación, sobre todo cuando la comunicación y el respeto entre los dos ya es nula; con el solo hecho de observar y reflexionar un momento en las acciones, palabras y actitudes de tu pareja, te darás cuenta de que él no es feliz a tu lado.

Si tu marido, a menudo, dice frases como: “Estoy aburrido”, “Nunca entiendes lo que digo”, “Nunca vas a cambiar”, “¿Por qué no eres como…?”, “Ya no eres la persona de la cual me enamoré”, “Lo que digas está bien”, “Como quieras”, “No me comprendes”; es un seguro indicio de que tu matrimonio no va a dudar.

Recuerda que para que un matrimonio sea feliz, duradero y sólido debe sostenerse en la comunicación, el respeto y el compromiso mutuos. No es responsabilidad de solo un integrante el que todo vaya de maravilla o que, por el contrario, tire hacia el fracaso.

Por ello, es importante que si escuchas frases como las anteriores, dediques un tiempo razonable para conversar y aclarar la situación con tu esposo. Podrán arreglar sus diferencias si se apegan a esta clave: escuchar, tolerar y ceder (en algunos casos).

Pero, ¿qué pueden significar realmente estas frases? Veamos:

1. “Estoy aburrido”

La falta de variedad y novedad propician la monotonía, la rutina y el aburrimiento no sólo para tu esposo, sino para ti también. Es primordial que dediquen tiempo libre para que hagan cosas diferentes, con la intención de fortalecer su amor y darle emoción a su relación. Pregúntate: ¿eres feliz con la rutina?, ¿crees que él lo es?

Puede ser que diga que está aburrido de tanto trabajar, de llegar a su casa y enfrentarse a los mismos problemas y quejas de siempre (tuyas y de sus hijos), de las pláticas o de tu compañía… Llegó entonces el momento de cambiar y actuar diferente.

2. “Nunca entiendes lo que digo”, “No me comprendes”

Recordemos que los hombres y las mujeres pensamos diferente, y si tú le dices a tu esposo que no tienes nada (pero, en realidad, te sientes molesta por alguna situación), él lo interpretará como que en realidad no tienes nada.

Tratar de entender el idioma de pareja muchas veces resulta complicado; sin embargo, cuando tu esposo a menudo te dice esa frase propiciando discusiones, o de modo ofensivo, haciéndote sentir incompetente, tu matrimonio tiene problemas serios de comunicación, los cuales tendrán que solucionar juntos, no tú sola o él solo.

3. “Nunca vas a cambiar”

Las personas no pueden cambiar, sólo modifican algunas actitudes o acciones para mejorar su estilo de vida; pero la esencia es siempre la misma. Si tu marido te reclama constantemente que nunca vas a cambiar, esperando que seas para él la mujer ideal y perfecta, deberás reflexionar y conversar con él sobre tus comportamientos que a lo mejor le afectan y que tú ignoras.

4. “Por qué no eres como…”

Las comparaciones en una relación son totalmente destructivas. Si tu esposo te compara con su madre, amigas, hermanas, etcétera, es que no te valora lo suficiente y dudo que te ame. Así que piensa en ello y toma la mejor decisión para tu bienestar.

5. “Ya no eres la persona de la cual me enamoré”

Es lógico que en una relación de años las personas cambien física, emocional e intelectualmente; a la par, es imposible volver a ser esas jóvenes atrevidas e inexpertas.

Pero si tu marido no comprende que él también no es la misma persona de la cual te enamoraste, y te reclama con esa frase a menudo, haciéndote sentir mal, humillándote y enfocándose sólo en decir tus defectos, seguramente es porque ya no te ama, y más aún, es inmaduro e incapaz de amarse a sí mismo.

6. “Lo que digas está bien”, “Como quieras”

Son frases que si las dice de forma constante se debe a que no le interesa lo que hagas o dejes de hacer. No es que tú domines la relación y él sea sumiso; al contrario, con esa actitud demuestra poco interés y falta de pasión por su matrimonio.

La clave del éxito en los matrimonios no es como si se descubriera “el hilo negro”, se reduce a confianza y comunicación; así que tómense su tiempo y solucionen juntos esos comportamientos que los alejan de la felicidad.

Con información de: Familias.com

 


Líder y comelona.