Search

¿Manchas de humedad en las paredes y techos?

La mayoría de las personas buscamos que todos los espacios de nuestro hogar se vean relucientes, higiénicos y libres de olores desagradables.

Esto no solo aumenta la sensación de armonía sino que nos permite evitar el desarrollo de alergias y enfermedades respiratorias.

No obstante, en ocasiones estas labores se nos dificultan, dado que lugares como las paredes y los techos tienden a presentar humedades por el crecimiento excesivo de moho.

Este tipo de hongo puede pertenecer a las especies Cladosporium, Penicillium y Alternaria y su presencia suele provocar unas visibles manchas oscuras que son difíciles de eliminar.

Y, aunque al principio parece que solo afectan la estética de la casa, con el paso del tiempo puede convertirse en un fuerte desencadenante de enfermedades.

Debido a esto queremos proponer una serie de soluciones caseras para eliminarlo sin necesidad de usar químicos agresivos.

A continuación te contamos en detalle de qué se trata y cómo aplicarlos cada vez que sea necesario.

¡Apunta!

Sal

La sal de cocina es uno de los mejores aliados para remover las manchas de moho, ya que absorbe con facilidad la humedad y crea una barrera protectora contra el crecimiento de estos microorganismos.

Desde hace muchos años se utiliza como complemento de las tareas de limpieza del hogar, no solo porque sirve para desinfectar sino porque elimina hasta manchas difíciles.

¿Cómo utilizarla?

Vierte un kilo de sal en un recipiente de boca ancha y ubícalo justo en el centro de los ambientes húmedos de tu hogar.

Este ingrediente absorberá la humedad del aire y evitará la reaparición del hongo.

Cámbiala cuando notes que su color es oscuro, ya que es un indicativo de que no puede absorber más humedad.

Harina de mostaza

La harina de mostaza tiene propiedades antimicóticas y desinfectantes que contribuyen a eliminar los hongos que manchan las paredes y los techos.

De forma similar al ingrediente anterior, su presencia en los espacios húmedos ayuda a eliminar este problema.

¿Cómo utilizarla?

Pon una cantidad abundante de harina de mostaza en un recipiente y déjalo cerca de los sitios donde se forma el moho.

Cámbialo una vez a la semana para lograr óptimos resultados.

Vinagre blanco

Conocido como uno de los mejores agentes de limpieza ecológicos, el vinagre blanco es un excelente producto para remover las manchas, los hongos y los malos olores.

Sus compuestos antimicóticos y antibacterianos actúan de forma directa sobre los microorganismos que provocan la humedad, y dejan un ambiente limpio y saludable.

¿Cómo utilizarlo?

Combina partes iguales de vinagre blanco con agua y viértelo en un frasco con atomizador.

A continuación, rocía el producto sobre las paredes y los techos, y espera que actúe 20 minutos.

Pasado este tiempo, retira las manchas con una esponja o paño de microfibra húmedo.

Aceite esencial de árbol de té

El aceite esencial de árbol de té ha ganado fama en todo el mundo por ser una opción saludable para limpiar el hogar y proteger el cuerpo.

Tiene propiedades antibióticas y antimicóticas que resultan efectivas en la eliminación del moho que causa manchas de humedad.

¿Cómo utilizarlo?

Agrega una cucharadita de aceite esencial de árbol de té en medio litro de agua tibia, viértelo en un frasco y agítalo.

Rocía la cantidad que consideres necesaria, espera que actúe 15 minutos y frota la superficie con un cepillo o paño.

Agua oxigenada

Si bien sus aplicaciones principales tienen que ver con la piel, el agua oxigenada es una buena opción para blanquear las paredes y eliminar los hongos.

Aunque algunos recomiendan diluirla en agua, lo ideal es dejarla en su estado puro para remover con más facilidad la humedad.

¿Cómo utilizarla?

Vierte agua oxigenada al 3% en un frasco con pulverizador y rocíalo sobre las superficies deseadas.

Deja que haga efecto durante 15 minutos y retírala con un cepillo o esponja.

Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un abrasivo y antibacteriano que sirve para la limpieza de muchas superficies del hogar.

Su aplicación directa sobre la humedad ayuda a absorberla y, a su vez, actúa de forma directa sobre los hongos que la ocasionan.

Tiene propiedades blanqueadoras y desodorantes que remueven las manchas oscuras y los malos olores.

¿Cómo utilizarlo?

Humedece un poco de bicarbonato de sodio con agua o jugo de limón y, a continuación, espárcelo sobre las manchas de humedad.

Pasados 20 o 30 minutos, enjuaga y frota con un cepillo.

Para conseguir mejores resultados, procura abrir las ventanas y las puertas todos los días, ya que la ventilación del ambiente es clave para eliminar la humedad.

IMPORTANTE: mundoconsejos.com recomienda encarecidamente consultar a su médico antes de tratar cualquier remedio casero o natural. La información que presentamos muchas veces está basada en experiencias positivas que nos envían nuestros usuarios o comparten en internet y por eso siempre es recomendable la opinión de profesionales de la salud antes de llevar a cabo cualquier tipo de tratamiento casero o natural.