Search

El mal olor de tu zona sur es síntoma de una enfermedad genital

Una de esas cosas de las que muchas mujeres no hablamos por “vergüenza” o tabú es el mal olor que en algún momento puede llegar a tener nuestro órgano reproductivo. Lo peor de todo es que tendemos a creer que se trata de una higiene inadecuada y no un problema de salud. Pues sí, lo es, y se llama vaginosis.

En verdad, en muchos casos las mujeres no presentan ningún síntoma de esta enfermedad. Uno de ellos es dolor al tener relaciones íntimas.

Otra de las formas de detectar la enfermedad es analizando cuidadosamente el flujo vaginal: si es grisáceo, lechoso y con pequeñas burbujas, es posible que sea vaginosis.

La vaginosis está relacionada con una alteración en el pH de la vagina, lo que provoca que las bacterias normales que están presentes ahí (y que no son malas, todas las tenemos) se desequilibren. Algunas de las causas pueden ser debido a la alimentación que tenemos, demasiada o muy poca higiene o usar algunos antibióticos específicos.

No es una enfermedad grave, pero si no se trata como es debida podría derivar en una infección severa o inflamación pélvica, que podría afectar al útero, las trompas de falopio y los ovarios. Así que lo más básico, y aunque suene obvio, no muchas lo cumplen, es ir al doctor.

Para empezar el tratamiento, lo primero que tiene que hacer el doctor es identificar qué es lo que está causando el desequilibrio de la flora vaginal. Usualmente, lo que recomiendan es consumir alimentos con probióticos como yogures o leches.

También pueden ser recetados antibióticos tanto orales como vaginales, pero siempre acudan a un doctor y no se automediquen.

Y aunque la vaginosis no es una enfermedad de transmisión sexual, si es bastante recomendado usar condón durante las relaciones sexuales porque el semen tiene pH básico, lo que favorece la proliferación de las bacterias.


Así que ya saben, si algo huele mal allá abajo no sientan vergüenza y vayan al médico.

IMPORTANTE: mundoconsejos.com recomienda encarecidamente consultar a su médico antes de tratar cualquier remedio casero o natural. La información que presentamos muchas veces está basada en experiencias positivas que nos envían nuestros usuarios o comparten en internet y por eso siempre es recomendable la opinión de profesionales de la salud antes de llevar a cabo cualquier tipo de tratamiento casero o natural.