Lo ideal sería tener el corazón en la cabeza y el cerebro en el pecho… así pensaríamos con amor y amaríamos con sabiduría.

lo ideal sería tener el corazón en la cabeza

¡Qué bonito mensaje! si se ponen a pensar, tiene mucha razón. ¿Cuantas veces nuestra “mente” nos hace fallar en una relación? (o siquiera dejarnos comenzar la relación)… nuestra mente puede estar llena de prejuicios y concepciones que no nos convienen, que no son las mejores… que no nos dejan amar verdaderamente.

Si pensaramos con el corazón, nuestros pensamientos tendrían mucho más amor, estarían cargados con más sentimientos y con menos “razones”, serían más bonitos.

De la misma forma sucede con nuestro corazón, que algunas veces nos puede jugar mal al “entregarlo todo” por la persona que no es correcta o que no nos merece… si aprendemos a amar con sabiduría estas cosas no sucederían.

Amaríamos de una forma pura, sincera y verdadera pero también dandonos cuenta de las cosas malas o que no nos convienen.

¿Qué les parece esta reflexión? ¿les gustaría que sucediera?

Si te gustó... ¡compártelo!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter