Search

Es hora de que conozcas la macabra historia del origen de las quinceañeras

Esta celebración es muy popular en Latinoamérica, pues consideran que a los 15, la jovencita ya empieza a convertirse en mujer, sin embargo, esto no es del todo cierto, pues es a los 12 cuando dejan de ser niñas y se convierten en señoritas. Pero para ser mujeres les quedan años por delante.

Es probable que sea la misma jovencita quien quiera su celebración, pero cuidado, detrás de esta tradición hay un secreto macabro u oscuro.

LA HISTORIA

Las culturas precolombinas como la Azteca y la Maya, realizaban a menudo rituales en la pubertad, de nuevo con la intención de indicar que esa pequeña ya no sería tratada como una niña, sino como una verdadera mujer.

Aparte de eso significaba que un hombre podría tomarla cuando quisiera para reproducirse y formar una familia. Cuando las chicas llegaban a esa edad, eran llevadas a una escuela llamada Telpochcalli; allí aprendían tradiciones, cultura e historia y se preparaban para el matrimonio.

La llegada de los españoles en los siglos XV y XVI trajo consigo la imposición del pensamiento católico. Acto seguido se empezó a colonizar esa Nueva España por medio de la Iglesia católica y sus creencias. La invasión y colonización española era inevitable, por lo que en poco tiempo se fusionaron las tradiciones indígenas con las católicas, sin embargo la fiesta de los 15 nunca pudo unificarse del todo. ¿Cuál fue el motivo de que no se adaptara a esos nuevos tiempos?

Se dice que la Iglesia católica hizo lo imposible por destruir esta tradición milenaria, pero el pueblo indígena no lo permitió, y siguió practicando esta celebración. El fin de esta fiesta era mostrar a la nueva señorita en sociedad, y hacerle saber a los demás que su hija ya no era una niña, sino una mujercita en edad de casarse y procrear. Ciertamente habrá gente que se enfade por esta tradición y la considere un tanto machista, ya que trata a la mujer como meros objetos.

Pero misteriosamente la costumbre empezaron a seguirla familias acomodadas y adineradas del Nuevo Mundo. Éstos invitaban a las otras familias que tuvieran hijos jóvenes, con la intención de casar a su hija con el que chico que mejor le convenga a los intereses de la familia. Se realizaba una fiesta, una cena y un baile, en el que los candidatos iban conquistando a la chica y a su familia con sus modales, actos, lenguaje y poderío económico.

¡HORROR!

Es importante resaltar que si la chica no era “pura y casta” no podía tener esta fiesta; ya que Estrenarla era un privilegio muy especial para el joven afortunado que se casara con ella. Gracias a estos vínculos entre los hijos, las familias poderosas creaban lazos de parentesco con otras igual de adineradas, asegurando mayor rentabilidad y beneficios en sus negocios. Como habrás deducido, tras esta capa de celebración hay un trasfondo en el que solamente interesa el dinero y el poder.

Información de: mundoconsejos.com/paraloscuriosos


Líder y comelona.