Search

Esta niña pidió un curioso “regalo” a Santa que ocasionó que más de 40 policías hicieran ESTO

De entre todos los niños, se podía ver en la enorme fila del centro comercial a una niña que no estaba muy contenta. Se mantenía mirando hacia abajo la mayor parte del tiempo. Solo estaba allí, esperando su turno, para abrazar a la persona que se encontraba disfrazada de Santa.

Cuando por fin le tocó sentarse en las piernas de Santa, este le preguntó su nombre y edad. Ésta le respondió que se llamaba María Eugenia y tenía 7 años de edad. Ahora Santa procedió a preguntarle “¿Qué es lo que quieres para esta navidad?”.

Entonces la niña volvió a bajar la mirada y dijo en voz baja con lágrimas rodando por sus mejillas: “No quiero juguetes, solo quiero que él no me toque por las noches”.

El hombre quedó perplejo con la petición de aquella inocente niña, y una gran rabia se apoderó de él. No obstante, se contuvo y siguió hablando calmadamente con la niña. “Está bien niña, prometo que te haré ese regalo, solo quiero que me digas quién es que te hace eso”.

A esto la niña respondió: “Es el nuevo esposo de mamá. Se llama José y espera a que mamá se duerma todas las noches para tocarme. Me da besos y no me gusta, mi maestra dice que no debemos dejar que nadie nos toque. Santa, yo no quiero que él lo siga haciendo, me hace llorar y me duele mucho cuando termina”. En todo, la niña nunca levantaba la cabeza, como sintiéndose culpable por lo que le sucedía.

Sucede que la madre había comenzado a vivir con él desde hacía 2 años. Todos decían que era un “matrimonio perfecto”, pues José se hacía cargo de una niña que no era su sangre. Lo que nadie sabía era que esos 2 años habían sido una pesadilla para la pequeña.

En ocasiones se comportaba de manera inapropiada para llamar la atención de su madre, pero esta solo la regañaba, diciendo que era una malcriada.

La madre de María no tenía ni idea de que ella trataba de gritarle lo que estaba pasando. Sin embargo, ella nunca entendió sus mensajes. Cuando se quedaba sin ropa y veía su cuerpo, sentía asco por ella misma. Se avergonzaba de que su cuerpo estuviera sucio, pues su padrastro la hacía sentir así. Pero lo peor era que debía fingir que nada estaba pasando, demostrando un amor de hija que jamás sintió.

En su desesperación e inocencia, no le quedó más que confiar en Santa Claus, quien cumple todos los deseos. Por eso, habló con Francisco, con la esperanza de que él le hiciera aquel regalo tan deseado. Al finalizar de conversar con él, el anciano de barba blanca le pidió la direccion a la madre para poder llevarle “el regalo de su hija” en nochebuena.

Tan pronto se fueron de su presencia, Santa llamó a las autoridades, quienes actuaron rápidamente. El anciano dejó su puesto en el centro comercial y salió hacia el hogar de la niña. Para cuando llegó, María observaba desde la ventana los más de 40 policías que rodeaban su casa. Entonces vio cuando Santa, con todo y túnica roja, había llegado a su casa. Olvidándose de protocolo y de procedimientos, Santa irrumpió en el hogar y le dio un gran puñetazo en la cara.

Esta historia que acabas de leer se ha hecho viral a través de redes sociales. El equipo de Mundo Consejos desconoce sí sucedió en realidad, pero más allá de su veracidad, puesto que no dan detalles del país donde sucedió ni apellidos de los personajes, no obstante, es una hermosa anécdota que nos invita a la reflexión y a estar más pendientes de nuestros hijos. 

 


Periodista, astróloga y amante de la cocina. Creo firmemente que escribir es, además de verbo, propósito.