Search
5

Conoce la cruda verdad sobre la quimioterapia y la radiación…

En los Estados Unidos el tratamiento del cáncer es un gran negocio, como cualquier otra gran industria, la industria del cáncer es bastante próspera como para permitir una verdadera cura. Esta industria ve a las personas como clientes y los tratamientos convencionales que ofrecen en realidad aumentan la posibilidad de que te conviertas en un cliente frecuente.

Lo creas o no, se ha encontrado que la radiación y la quimioterapia, los 2 tratamientos contra el cáncer que se utilizan más comúnmente, promueven el cáncer. Aunque seas capaz de sobrevivir al cáncer, los tratamientos convencionales que son utilizados para combatirlo causan daños irreparables, incluyendo el inicio de nuevos y segundos cánceres.

Los segundos cánceres no se encuentran vinculados con el cáncer original, sin embargo, pueden ser provocados por los mismos desequilibrios o agentes que desarrollaron el primero. A menudo los médicos se refieren al riesgo de padecer un segundo cáncer como fuego amigable, lo que es el tratamiento para un cáncer que lleva a la iniciación del segundo; esto deja al aire la siguiente pregunta: ¿Cómo podría cualquier médico no informar a sus pacientes sobre la posibilidad de un segundo cáncer creado por el tratamiento del cáncer que están padeciendo?

Tristemente, la fuerte relación entre la radiación y la quimioterapia con la iniciación de segundos cánceres ha sido conocida desde hace bastante tiempo; de hecho, algunas sociedades de cáncer admiten que tanto la radiación como la quimioterapia son cancerígenas y ambas pueden incluso aumentar el riesgo de desarrollar un segundo cáncer. Sin embargo, los oncólogos no informan de esto a sus pacientes, por lo que estos aún se mantienen en la oscuridad.

Quimioterapia y segundos cánceres

La quimioterapia daña el ADN de las células cancerosas y las divide rápidamente; el problema de este tratamiento es que además afecta a las células sanas, por lo que el riesgo de desarrollar un segundo cáncer depende de las dosis y la duración del tratamiento.

La AML conocida como leucemia linfocítica aguda y el MDS conocido como síndrome mielodisplásico, son 2 de los cánceres más comunes que se asocian a los fármacos de la quimioterapia.

Radiación y segundos cánceres

Además del conocido riesgo de cáncer por la radiación, incluyendo las explosiones de las bombas atómicas en Japón, y la creciente evidencia que conecta a los teléfonos celulares con el cáncer, la radioterapia ha sido reconocida también como cancerígena.

Funciona de manera similar a la quimioterapia, es decir, que mata a las células cancerígenas pero afecta a las sanas. La radioterapia ha sido asociada con la aparición de tumores en el hueso, pulmón, estómago y algunas leucemias como leucemia mielógena aguda, leucemia mielógena crónica y leucemia linfoblástica aguda.

Los vínculos entre ambos tratamientos y los segundos cánceres son muchos y muy conocidos:

Los tratamientos contra el cáncer se asocian a un mayor riesgo de neoplasias para los sobrevivientes del cáncer infantil.
Los trasplantes de células madre y la supresión de la radiación y la quimioterapia aumentan el riesgo de desarrollar segundos cánceres.
La quimioterapia para el cáncer de mama y los linfomas puede provocar cáncer de vejiga.
La radiación para la próstata puede provocar carcinomas.
La radiación para el cáncer de mama aumenta el riesgo de desarrollar cáncer de pulmón.
Con información de: EcoRemedios


Periodista, astróloga y amante de la cocina. Creo firmemente que escribir es, además de verbo, propósito.