Search

6 consejos INFALIBLES (y NO tradicionales) para criar niños que NO sean groseros e irrespetuosos

Todos los valores se aprenden desde la infancia y dentro del seno familiar, después se van reafirmando en el colegio y la convivencia con los demás. No es suficiente enseñar a los hijos las frases “por favor”, “gracias” y “perdón”.

Existen muchos valores que deberán aprender para evitar que en un futuro sean niños groseros e irrespetuosos, lo cual podrían tener consecuencias en su autoestima, seguridad, confianza y relaciones personales.

Según lo publicado en Smart Parenting y en otros medios; los especialistas recomiendan reforzar las enseñanzas de los valores en los niños.

1.- Empatía

Los niños que sienten empatía con las personas que les rodean, están inclinados a pensar en los sentimientos. Son capaces de reconocer cuando han herido por alguna acción o palabra a alguien, he inmediatamente dirán “lo siento” o “gracias”. Según la Dra. Laura Padilla Walker, la empatía conduce a los individuos a ayudar a otros y ser amables.

Enseñar a los niños la idea de que todos somos iguales, es una manera de crear vínculos amistosos y mejorar las relaciones personales. Si un niño se comporta de manera irrespetuosa, es importante preguntarle cómo su comportamiento o acción ha hecho sentir a la otra persona.

Hablar con los hijos sobre los sentimientos como: decepción, vergüenza, frustración, felicidad o tristeza, ampliará su concepto de la realidad y humanidad.

2.- Reforzar en casa los valores

Todos los comportamientos que realiza tu hijo en el colegio o en cualquier otro lugar, es un reflejo del aprendizaje que se da en casa. Recuerda que los niños aprenden imitando las acciones de los padres y personas cercanas, es probable que si tu hijo dice palabras groseras, es porque seguramente las habrá escuchado en el hogar o televisión.

Como padres no debemos olvidar mencionar la frase “por favor” y “gracias”, en todo momento, sobre todo cuando se pide a los hijos que realicen algo y lo hacen. Los psicólogos recomiendan tener un contacto visual y un tono de voz suave, para que ellos logren asociar las buenas acciones.

Es fundamental que los adultos controlen sus emociones negativas en frente de los hijos, ya que ellos pueden reaccionar de la misma manera.

3.- Llevar un control de las buenas acciones

Los niños maduran a partir de los 6 o 7 años, lo cual permite que ellos controlen sus reacciones negativas, cuando algo no les parece. Cuando son pequeños, es probable que ellos aún no se comporten adecuadamente “con respeto hacia los demás”. Por ello, es fundamental alabar a los hijos cuando son corteses y respetuosos. Al hacerlo provocará que ellos relacionen las actitudes buenas.

4.- Corregir acciones sin llegar a alterar su tranquilidad

Es decepcionante como padres, observar que nuestros hijos son groseros con los demás, por ello, se debe corregir de inmediato el comportamiento o acción. Evita gritar u ofender a tu hijo en público, utiliza un tono de voz suave, mantén contacto visual y toca el hombro de tu pequeño. Incluso, muéstrate firme con las ideas o mensajes que deseas trasmitir, éstas son claves para corregir las conductas incorrectas de los niños.

5.- No forzar a los hijos

Es importante que los niños no asocien la palabra “por favor” con acciones que ellos quieran hacer, puede ser contraproducente. El Dr. Sears explica que la palabra mágica debe ser un hábito en la vida cotidiana y no sólo cuando los padres ordenen a los hijos a realizar cosas.

Criar a los hijos con buenos valores, es una herencia que dejamos los padres. El respeto, honestidad, humanidad, amor, entre otras son valores que siempre aplicaran en su vida como parte de su identidad.

Con información de: familias.com 


Líder y comelona.