Search

9 pésimas cosas que las mujeres hacen para atraer a los hombres

A lo largo de los siglos, hemos llegado a armar máquinas capaces de superar la velocidad del sonido, a mandar al ser humano a la Luna, erradicar las plagas que se esparcían por todo el mundo unos siglos antes. Hemos hecho todo esto, y sin embargo nadie logró capturar al Monstruo del Lago Ness, ni comprender los mecanismos de la lógica femenina. Y esa última, por si fuera poco, se hace notar en todos los aspectos de nuestra vida.

Aquí, sin embargo, en vez de ampliar el tema, nos limitaremos a enumerar todos estos comportamientos extraños, propios de las mujeres que intentan enamorar a los hombres.

 guapa_y_tonta

1. Hacerse la tontita

Es bastante raro que en el arte del coqueteo haya lugar para una técnica que tiene que ver con aparentar ser menos inteligente de lo que se es, y que sigue siendo empleada por muchas mujeres. Su producto, una típica chica dulce y tonta, es, por lo general, un ser indefenso, ñoño y con tendencia a reaccionar a cualquier cosa con una risa tímida y desesperada a la vez. Por alguna razón, muchas creen que de esta manera pueden atraer a un hombre y convertirlo en su príncipe azul. En realidad, para sentirse impresionado por tal ejemplar, un hombre de bien tendría que estar no solamente increíblemente borracho, sino también poco exigente.

thC0ZOXV5A 

2. Disimular inaccesibilidad o esas excusas estúpidas

Bajo ninguna condición respondas sus mensajes de inmediato, y cuando te invite a salir o a una cena romántica, dile que estás ocupada. ¿Te quiere llevar a dar un paseo por el parque? Avísale que ya habías quedado con tus amigos. Que se esfuerce más, si de verdad se siente interesado… Aunque es cierto que un “juego” como este de verdad motiva a los hombres, a la larga puede llegar a desmotivarlos. Por más duro que suene, cualquier mujer que como táctica elija la de “mujer fatal” en la mayoría de los casos termina como una solterona amargada, acompañada solamente de su gato feo y gordo.

giphy 

3. Demasiada impertinencia

¿Te gusta mirarlo y estar cerca de él, así que aprovechas cualquier oportunidad para encontrarte en su compañía? ¿Puede toparse contigo en un centro comercial, en un club al que sales con tus compañeros, en el autobús y los demás sitios “por casualidad”? Si todo esto suena como tú, y además sueles manifestarle tu interés de manera abierta, ten cuidado. Por más a gusto que se sienta contigo, tu constante presencia a su alrededor puede terminar abrumándolo por completo y provocar situaciones desagradables para los dos. Si bien a ninguna mujer le gusta quedar rechazada, montones siguen cometiendo el mismo error.

7955364mujeresjovenesjugandovideojuegosconcentrandoseenelsofaencasa 

4. Fingir gustos

Muchas féminas, al conocer las aficiones de los hombres de sus sueños, por algún motivo imposible de explicar empiezan a sentirse obligadas a seguirles el rollo. El problema es que no todas realmente terminan interesadas por algunas cosas y en vez de asombrar a sus amores con sus conocimientos, los hacen quedar de piedra frente a su ignorancia. Un buen consejo: si eres de las chicas que aseguran ser aficionadas al fútbol, pero sólo conoces los nombres de Messi y Ronaldo y ni siquiera sabes dónde juegan, mejor no te hagas la gran conocedora. Las mujeres así a menudo se convierten en el tema de chistes que los hombres se cuentan durante sus reuniones a sabor cerveza.

 INMA_GRANDE

5. Maquillaje excesivo

El maquillaje entendido como una forma de resaltar los atributos de belleza femenina de manera discreta y sutil es uno de estos pequeños engaños que cualquier hombre sería capaz de perdonar. No obstante, cubrir el rostro con capas gruesas de algo que parece una corteza, y adornar la capa más externa con todo tipo de colores, texturas y sustancias, puede provocar el resultado contrario. De hecho, es una manera perfecta para perder la atención de la que gozamos por parte de los “machos”.

 mentiras1

6. Mentiras sobre la edad

No importa cuántos años de verdad tenga una mujer, ni en qué situación se le pida aclararlo: a ninguna de ellas le gusta tocar esa cuestión hablando con un hombre. Cabe destacar que dentro de todo su género existe un grupo muy peculiar; sus representantes parecen creer que el hecho de gustar a un hombre está relacionado con el tema de la edad y, convencidas de ello, al escuchar la pregunta: “¿Cuántos años tienes?” mienten casi automáticamente, y sin saber que la mayoría de los caballeros son capaces de percatarse del engaño. Dinos, ¿Cómo crees que quedas cuando a los 15 te presentas como una dama de 30?

 peor-vestidas

7. Intentos de revertir lo irreversible

A pesar de lo mucho que se hable sobre envejecer con dignidad, montones de mujeres se miran al espejo y deciden hacer lo que sea para parar los procesos naturales de la vida. Un típico invento que surge a base de ello es una mujer marchita pero teñida de rubio, bien bronceada y con el abdomen al aire, cuyos pechos quedan metidos a la fuerza dentro de un push-up y que con todo su ser pretende aparentar más fresca y joven de lo que es. Sinceramente, es como pintar una chatarra de rojo, ponerle una figurita de caballo por delante y contar con la rápida llegada de un posible adquisitorio dispuesto a creer que lo que tiene delante de sus ojos es el último modelo de Ferrari.

el-debate-longevidad-esta-sobre-mesa-comer-po-L-6BdTDO 

8. Comer como un pajarito

Estás de cita en un restaurante: te pides un bife enorme y una tonelada de patatas fritas, mientras que tu compañera ordena una ensalada (baja en calorías, vegana y sin gluten). El consejo para los hombres que se enfrentan a casos así es uno solo: ¡no te dejes engañar! Las mujeres sólo lo hacen para que los hombres den fe en que con el tiempo NO van a llenarse de grasa. En realidad los hombres saben muy bien que apenas desaparecen de su vista, los “pajaritos” suelen atiborrarse de todo tipo de alimentos que no podían comer en su compañía.

 gif_mujer_celosa2

9. Provocar celos la peor de todas

Es sorprendente cuántas chicas opinan que provocar celos de un hombre es la mejor forma de comprobar la fuerza de sus sentimientos. Pese a que en algunos casos es cierto que los celos pueden fortalecer los sentimientos, cuando las escenas que los desatan se repiten con frecuencia y de forma planificada, los hombres terminan por cansarse y montar en cólera, lo que generalmente conlleva el fin de interés por las mujeres.

 Tomen nota y no cometan estos errores


Líder y comelona.